FILADELFIA (AP) — El Departamento de Bomberos de Filadelfia se despedirá de un perro que utilizó su afinado olfato para detectar acelerantes en cientos de escenas de incendios a lo largo de una azarosa carrera.

Chance, un labrador negro que ha pasado seis años y medio investigando escenas para buscar restos de gasolina y otros productos empleados para iniciar incendios, será homenajeado el jueves como parte de su jubilación.

El perro, de casi nueve años, formó parte de la Unidad de Incendios Provocados y Explosivos y ha acudido a 900 escenas de fuegos en su carrera.

Su entrenador, el teniente George Werez, seguirá cuidando de él.

Werez dijo que la nariz de Chance y su carácter tranquilo le convirtieron en gran activo, y recordó la ocasión en la que el can encontró una bomba incendiaria aún intacta desde más de 91 metros (300 pies) de distancia.