LONDRES (AP) — El Manchester United restó algo de la presión que se había acumulado en torno de su técnico José Mourinho a raíz de un par de derrotas seguidas. Pero el triunfo ante un rival que lucía fácil en el papel no disipa todas las dudas sobre el equipo del estratega portugués.

Romelu Lukaku marcó un doblete en el primer tiempo para que el United se impusiera el domingo 2-0 al Burnley en la Liga Premier inglesa.

Pese a los tantos del belga, el panorama se dificultó en el complemento, cuando el arquero del Burnley, Joe Hart, atajó un penal ejecutado por Paul Pogba. Además, los Red Devils perdieron a Marcus Rashford, quien recibió la tarjeta roja por conducta violenta apenas 11 minutos después de ingresar como sustituto.

“Incluso con 10 hombres durante 15 minutos, fuimos de esos equipos que tienen más oportunidades de anotar”, resaltó Mourinho.

El Tottenham, que había encendido las alarmas en el United al golearlo 3-0 en Old Trafford el lunes, no pudo continuar con su buen momento. Tomó la delantera en casa de Watford, que sin embargo remontó para imponerse por 2-1.

Watford ha ganado sus cuatro encuentros de la temporada en la Liga Premier. Se unió al Liverpool y al Chelsea con una cosecha perfecta de 12 puntos, en la cima de la tabla.

En tanto, Arsenal quedó con seis unidades, las mismas que el United, luego de conseguir su primera victoria como visitante bajo el mando del técnico Unai Emery. Los Gunners se impusieron 3-2 en la cancha del recién ascendido Cardiff.

Tras la derrota ante el Tottenham, Mourinho enfureció en la conferencia de prensa, de la que se marchó abruptamente exigiendo respeto. El domingo, lució más sereno, incluso antes de enfrentar al Burnley, y la actitud habría dado recompensas en la cancha.

Mourinho estará particularmente complacido por la mejoría que mostró el Man U a la defensiva. Por primera vez, dejó en cero al rival.

Tanto el estratega portugués como sus dirigidos llegan a una pausa de una semana por la fecha FIFA con la confianza en que han dejado atrás el peor comienzo del club en 26 años dentro de la Premier.

“Todos estamos muy contentos de que los chicos puedan irse a su semana de partidos internacionales con la sensación del triunfo”, valoró Mourinho.

Tottenham sucumbió en cambio con un rival que se está consolidando como la sorpresa del certamen.

Los Spurs tomaron la ventaja en el segundo tiempo, con un autogol de Abdoulaye Doucoure, pero cabezazos de Troy Deeney y Craig Cathhart en un intervalo de siete minutos dieron la vuelta al encuentro.

La última vez que Watford había ganado sus primeros cuatro cotejos de liga fue en 1988.

En Cardiff, Alexandre Lacazette anotó en las postrimerías y el Arsenal se impuso por 3-2.

Los Gunners habían tomado la delantera en dos ocasiones, con tantos de Shkodran Mustafi y Pierre-Emerick Aubameyang, pero el conjunto local alcanzó con dianas del español Víctor Camarasa y de Danny Ward, durante un cotejo que se caracterizó por las distracciones defensivas.

Un atinado disparo del francés Lacazette, a nueve minutos del final, dio la victoria al equipo del español Emery, quien reemplazó a Arsene Wenger antes de esta temporada. El Arsenal consiguió su segundo triunfo en fila.

Cardiff tendrá que seguir buscando su primera victoria de la campaña, en la que acumula dos empates y un par de derrotas.