MOSCÚ (AP) — Un exespía británico que alguna vez trabajó para la Unión Soviética declaró el viernes que los espías rusos tienen ahora "la difícil pero importante misión" de salvar al mundo.

El Servicio de Inteligencia Ruso "debe salvar al mundo en una situación en que nuevamente el peligro de una guerra nuclear y la consecuente autodestrucción de la raza humana se han vuelto relevantes gracias a políticos irresponsables", aseguró George Blake en un comunicado.

"Es en una genuina batalla entre el bien y el mal", dijo Blake, quien vive en Rusia desde que se escapó de una prisión británica en 1966. El sábado cumplirá 95 años.

El terrorismo, señaló, "ha dejado sus manchas de sangre en muchas partes del mundo".

El servicio de inteligencia ruso dijo que Blake no estaba disponible para entrevistas el viernes. Sus últimas entrevistas en persona fueron en 2012, para un documental de la televisora estatal rusa y para un diario oficial ruso.

Nacido en Holanda, Blake empezó a trabajar para los servicios de inteligencia británicos durante la Segunda Guerra Mundial. Fue despachado a Corea cuando estalló la guerra allí en 1950 y fue detenido por el Norte comunista. Dijo que aceptó trabajar para la Unión Soviética al ver el masivo bombardeo estadounidense contra lo que ahora es Corea del Norte.

En el comunicado emitido el viernes, Blake volvió a aseverar que decidió convertirse en agente doble al ver a civiles siendo masacrados "por la maquinaria bélica norteamericana".

"Me di cuenta en ese entonces que ese tipo de conflictos son mortíferos para la humanidad y tomé la decisión más importante de mi vida: la de cooperar con la inteligencia soviética voluntariamente y de gratis, a fin de proteger la paz mundial", dijo Blake en su comunicado.

Añadió que Rusia se ha convertido "en mi segunda patria" y agradeció al servicio de espionaje ruso por su comprensión y amistad.

Dirigiéndose a los agentes rusos, expresó: "Creo que ustedes servirán nuestra causa común con valor y dedicación. Creo que al final triunfaremos contra el enemigo vil. Esta creencia es lo que me da fuerzas".