LA VALETA, Malta (AP) — Un equipo de expertos forenses holandeses llegó a Malta el martes para ayudar a investigar el asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia, conocida por sus críticas investigaciones de políticos y otras figuras influyentes, dijo un funcionario, mientras crecen la exigencia para que se castigue los culpables.

El ministro del Interior Michael Farrugia dijo además que el FBI enviará agentes a la isla en el Mediterráneo en los próximos días para asistir a la policía en la investigación de la muerte en una explosión el lunes de la reportera, de 53 años, quien expuso las conexiones de Malta a paraísos fiscales a través de los Papeles de Panamá.

“Mi madre fue asesinada porque se colocó entre el imperio de la ley y aquellos que tratan de violarla, como lo han hecho muchos periodistas”, dijo en Facebook su hijo, Matthew Caruana, un periodista que fue parte del grupo en las revelaciones de los Papeles de Panamá. "Pero fue atacada también porque fue la única persona que lo estaba haciendo. Es lo que pasa cuando las instituciones del estado están incapacitadas”.

No estaba claro quién pudo haber organizado el atentado. El vehículo de Caruana estalló con una fuerza tal que saltó al aire y cayó a un lado de la carretera.

El caso de Panamá expuso en 2016 las identidades de los ricos y poderosos de diversas partes del mundo que tenían inversiones en paraísos fiscales.

El martes, malteses comunes llamaron a una huelga para demandar que los responsables del atentado con bomba del lunes sean llevados ante la justicia. Las últimas palabras que escribió Caruana “Hay corruptos donde quiera que mires” aparecieron pintadas en varias paredes de la isla el martes.

Algunos legisladores de la Unión Europea están pidiendo un escrutinio mayor en la diminuta nación del Mediterráneo, que es considerada un paraíso bancario.

Como parte de la investigación de los Papeles de Panamá, la periodista escribió que la esposa del primer ministro Joseph Muscat, Michelle, así como el ministro de energía y el jefe de gabinete del gobierno tenían compañías en el país centroamericano para recibir dinero de Azerbaiyán.

Muscat y su esposa negaron la existencia de dichas compañías en Panamá.

La sesión del Parlamento del lunes por la noche fue suspendida, con excepción de las sesiones informativas sobre la explosión que darían Muscat y el líder opositor Adrian Delia, quien calificó la muerte como “un asesinato político”.

Durante muchos años, la periodista fue una dura crítica del Partido Laboral y del gobierno. Recientemente había extendido sus comentarios críticos para incluir al opositor Partido Nacionalista.