WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos allanó el miércoles el camino para la extradición de un ex militar salvadoreño de alto rango que está acusado de ayudar a planear el asesinato de seis sacerdotes durante la guerra civil en su país, hace 30 años.

La corte anunció que rechazó la solicitud de suspender la extradición de Inocente Orlando Montano Morales, de 76 años, sin ofrecer más detalles. España quiere juzgar a Montano, ex coronel en las fuerzas armadas salvadoreñas, por los asesinatos de los seis sacerdotes jesuitas en 1989, cinco de los cuales eran de nacionalidad española. Su entrega podría llevarse a cabo en cualquier momento.

El Departamento de Estado, que tiene la última palabra en las extradiciones, firmó una orden en octubre que les permite a las autoridades enviar a Montano a España en caso de que la Corte Suprema se negara a intervenir, según el abogado de Montano. El abogado defensor Jay Todd le dijo a la corte el mes pasado que “si no se autoriza una suspensión, el gobierno puede extraditar al señor Montano en cualquier momento”.

Todd no ha respondido a un correo electrónico solicitándole sus comentarios. Montano ha negado estar involucrado en los asesinatos.

La semana pasada, el procurador general Noel Francisco argumentó que la extradición promovería las buenas relaciones con un importante aliado en la lucha contra el terrorismo. En el documento que presentó ante la Corte Suprema, Francisco afirmó que los tribunales de menor instancia han examinado a fondo y rechazado los argumentos de Montano en contra de su extradición, incluidos interrogantes en torno a la evidencia y objeciones a la forma en que los tribunales estadounidenses analizaron los cargos españoles de “homicidio terrorista” que enfrenta.

Documentos judiciales dicen que Montano era parte de un grupo de oficiales militares acusados de conspirar para matar a los sacerdotes, que estaban ayudando a organizar las conversaciones de paz. Los homicidios generaron indignación internacional.

Un magistrado federal en Carolina del Norte falló en 2016 que la evidencia presentada por fiscales federales mostró que Montano participó en la conspiración. Posteriormente otro juez federal estuvo de acuerdo con la extradición, y un tribunal federal de apelaciones se negó a bloquearla.

En su apelación ante la Corte Suprema, Todd argumentó que los tribunales de menor instancia no examinaron con el suficiente cuidado las fallas en la evidencia presentada por las autoridades españolas. Otra pregunta que Todd planteó fue si los cinco sacerdotes conservaban su ciudadanía española. También ha mencionado la salud precaria de Montano, que sobrevivió a un cáncer.

Montano llegó a Estados Unidos a principios de la década de 2000 y trabajó en una fábrica de dulces cerca de Boston. Fue arrestado en 2011 y sentenciado a casi dos años de cárcel por fraude de inmigración y perjurio. Cumplió ese tiempo en una prisión federal en Carolina del Norte, donde posteriormente se desarrolló su caso de extradición. En las últimas semanas las autoridades federales lo han mantenido detenido en Carolina del Sur.