PEORIA, Illinois, EE.UU. (AP) — Un proceso para extraer los componentes más valiosos de los cultivos sin dañar el medio ambiente se está expandiendo por todo el mundo tras más de una década de experimentos en Peoria.

Yo pondría acá una traducción parafraseada: un centro nacional de investigaciones sobre el uso de los recursos agrarios

Los productos de un sistema de disolventes "verdes" producidos por un laboratorio del National Center for Agricultural Utilization Research podría tener una cantidad de aplicaciones en el campo de los alimentos, farmacéutico e industrial, desde edulcorantes hasta cápsulas y plásticos biodegradables.

Nuevos proyectos que adelanta una científica brasileña que trabaja con los creadores del sistema busca adaptar el método para que pueda ser usado en cultivos como maíz, habichuelas y bananas.

Analia Gomez, investigadora de la Universidad de Sao Paulo, llegó a Peoria en noviembre para pasar un año trabajando en un método que permita separar azúcares solubles y fibras sin almidón del puré de banana usando aditivos no tóxicos y tecnología de microondas y ultrasónica para hacer que el proceso resulte lo más eficiente posible.

"Estamos buscando una técnica que no le haga mal al medio ambiente ni a la gente que trabaja en él", dijo Gomez. Agregó que el objetivo es darle aplicaciones comerciales al proceso.

Su trabajo, costeado por una beca de la Fundación de Investigaciones de Sao Paulo, se basa en principios desarrollados por Abanu Biswas, un científico que ideó hace más de diez años en el laboratorio de Peoria un sistema para disolver almidón y convertirlo en materia orgánica.

Uno de los hallazgos más importantes del sistema fueron los disolventes eutécticos naturales profundos (conocidos como NADES), productos agrícolas como el ácido cítrico y algunos azúcares, que combinados en determinadas proporciones, crearon un medio solvente que puede reemplazar otros solventes más tóxicos como el etanol en la disolución del almidón.

Desde entonces se han creado más de 100 fórmulas de NADES.

"Usamos componentes naturales para evitar (disolventes) hostiles para con el medio ambiente", dijo Biswas. "El potencial es ilimitado".

La extracción de fibras resultante crea sustancias que pueden ser ingeridas como aditivos alimenticios, como un componente que facilita la distribución de las drogas de una medicina o incluso como una sustancia biodegradable, parecida al plástico, para los envases de alimentos y otros usos.

El proceso ya se aplica en la extracción de antioxidantes y almidón de frijoles negros y rojos, según Biswas.

"Ahora estamos tratando de conseguir una fórmula óptima de NADES para el puré de banana", señaló Gomez.

Las conclusiones de esta investigación colectiva serán publicadas en una revista científica y queda latente la posibilidad de que la misma metodología pueda ser aplicada a otros cultivos en Estados Unidos y ser parte de empresas comerciales en Brasil.

___

Fuente: Journal Star (de Peoria), http://bit.ly/2lgdrfm