AP NEWS
Related topics

El gobierno mexicano construirá la nueva refinería

May 9, 2019
ARCHIVO - En esta fotografía del 9 de abril de 2019, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador responde preguntas de los periodistas durante su conferencia de prensa matutina diaria en el Palacio Nacional, en la Ciudad de México. (AP Foto/Marco Ugarte, Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El gobierno de México y la petrolera estatal Pemex se encargarán de la construcción de una nueva refinería luego que las compañías internacionales invitadas a la licitación del proyecto no cumplieron con los requisitos de tiempo y costo exigidos por el gobierno, dijo el jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Incluso antes de que se hiciera el anuncio, el proyecto había sido criticado de carecer de sentido financiero para la profundamente endeudada Pemex y se plantearon inquietudes de que el presupuesto y el calendario eran poco realistas.

La secretaria de Energía Rocío Nahle dirigirá el proyecto de la mano con Pemex, señaló López Obrador. La construcción de la refinería de 8.000 millones de dólares en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, comenzará el 2 de junio y se terminará en tres años, agregó.

México había invitado a cuatro compañías a la licitación del proyecto. Una decidió no presentar una oferta y las otras tres dijeron que podrían hacerlo por una cantidad de 10.000 a 12.000 millones de dólares en un periodo de cuatro a seis años, dijo el mandatario.

“Nosotros no vamos a hacer ninguna obra que no podamos terminar durante el sexenio”, aseveró López Obrador. Esa frase la ha utilizado para los otros proyectos grandes del gobierno, incluido el Tren Maya y el nuevo aeropuerto para la capital.

Esos proyectos también han sido criticados de estar planeados con prisa y de ser muy optimistas en términos de su costo, pero López Obrador ha hecho a un lado esas inquietudes en cada caso, diciendo que su gobierno puede garantizar que serán hechas en tiempo y presupuesto sin corrupción. No quiere dejarlas sin terminar, debido a que los presidentes mexicanos están limitados a un solo período y su sucesor podría cancelar las obras tal como él lo hizo con un aeropuerto para la Ciudad de México de 13.000 millones de dólares que estaba parcialmente construido.

Petróleos Mexicanos _que alguna vez fue un símbolo de orgullo nacional_ es el tema favorito del presidente nacionalista. Desde su punto de vista, el éxito del país en el futuro depende en gran parte de resucitar a Pemex, que ha padecido años de inversión insuficiente y corrupción.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, dijo que el año pasado México consumió 1,2 millones de barriles de combustible al día, mientras que su producción fue de tan solo 360.000 barriles, por lo que fue necesario hacer importaciones para compensar la diferencia.

“Vamos a producir en México lo que consumimos y vamos a ser autosuficientes en producción de gasolinas”, dijo el presidente.

López Obrador manifestó que una nueva refinería es crucial para que México recupere su independencia en materia energética.

El país no ha construido una nueva refinería en 40 años, pero el presidente dijo que algunas partes del proyecto todavía serán ofrecidas a licitación para empresas mexicanas y extranjeras.

Cuando le preguntaron por qué pensaba que el gobierno podía construir la refinería más rápido y a menor costo que las compañías internacionales especializadas en construcción de refinerías, López Obrador respondió que las empresas siempre inflan sus gastos.

La construcción de la refinería producirá 100.000 empleos, añadió.

Los detractores dicen que la refinería no tiene sentido desde el punto de vista financiero y que sólo aumentará la inestabilidad financiera de Pemex.

El Instituto Mexicano para la Competitividad, un centro de investigación de políticas públicas, publicó un informe el mes pasado en el que recomendó que el gobierno cancele el proyecto.

“La construcción de la refinería de Dos Bocas Tabasco es un proyecto que casi con certeza destruirá valor para Pemex y México”, se afirma en el informe. Apuntó que la producción de petróleo de México ha ido cuesta abajo durante los últimos 18 años, y si continúa así el gobierno tendrá que importar petróleo para mantener funcionando la nueva refinería. También señaló que el refinado es la parte menos lucrativa de la cadena de valor y que el dinero estaría mejor invertido en la exploración y producción.

“Nadie ha construido una refinería de ese tamaño en tres años”, dijo Jorge Andrés Castañeda, coordinador de proyectos del instituto. Agregó que la construcción de un proyecto en la India duró tres años, pero sólo después de cinco años de planeación. No se ha hecho una refinería grande en Norteamérica desde 1979, señaló.

Peter Speer, vicepresidente de Moody’s Investor Service la cual da seguimiento a Pemex, dijo en un comunicado que el hecho de que las empresas de construcción internacionales dijeron que no pueden construir la refinería en el lapso y con el presupuesto que el gobierno requirió muestra que las estimaciones del gobierno son sumamente optimistas.

“El hecho que avance el proyecto bajo la supervisión de Pemex y la Secretaría de Energía, suma una tarea más para el equipo directivo de Pemex, que ya se encuentra luchando por frenar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes”, comentó.

En tanto, López Obrador dijo que la paraestatal posee la experiencia necesaria.

“Vamos a sacar a Pemex adelante y ya lo estamos logrando”, puntualizó.