AP NEWS
Related topics

Semenya pierde apelación contra normas sobre testosterona

May 1, 2019
1 of 2
ARCHIVO - En esta foto del domingo 13 de agosto de 2017, la sudafricana Caster Semenya festeja tras ganar la medalla de oro en los 800 metros del Mundial de atletismo en Londres. El miércoles 1 de mayo de 2019, Semenya perdió su apelación contra las normas diseñadas para reducir los niveles natiuralmente altos de testosterona en algunas corredoras. (AP Foto/David J. Phillip)

GINEBRA (AP) — El Tribunal de Arbitraje Deportiva falló el miércoles que la campeona olímpica Caster Semenya y otras corredoras como ella con desproporcionada presencia de testosterona en su organismo tendrán que medicarse para reducir los niveles de la hormona del género masculino si quieren competir en ciertas competencias.

En un histórico dictamen, un panel de la máxima instancia judicial del deporte mundial avaló la normativa propuesta por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF por sus siglas en inglés) sobre atletas con “diferencias de desarrollo sexual” son discriminatorias pero deben ser aplicadas.

Los jueces resolvieron por mayoría de 2-1 que “sobre la base de las pruebas presentadas por las partes, esa discriminación es un medio necesario, razonable y proporcionado para alcanzar el fin de la IAAF de preservar la integridad del atletismo femenino en los eventos restringidos”.

En su argumentación, la IAAF planteó que los elevados niveles de testosterona en atletas como Semenya con “desarrollo sexual diferentes” no se ajustan a las condiciones habituales de hombre y mujeres, lo que les otorga una injusta ventaja competitiva, y decretó un nivel máximo para las mujeres.

Semenya, cuyos musculosos bíceps y veloces tiempos que dejaron muy atrás a sus rivales hicieron cuestionar sus logros, declaró que el fallo no le frenará. La dos veces medallista de oro olímpica en los 800 metros, deberá tomar medicamentos para reducir sus niveles de testosterona si quiere defender su título mundial en septiembre en Doha, Qatar.

“Sé que los reglamentos de la IAAF siempre han apuntado específicamente a mí”, dijo Semenya en un comunicado difundido por sus abogados. “Durante una década, la IAAF ha tratado de frenarme, pero esto me ha fortalecido. La decisión del TAD no me arredrará. Una vez más me elevaré por encima de ella y seguiré inspirando a mujeres jóvenes y atletas en Sudáfrica y alrededor del mundo”.

La sudafricana de 28 años tuiteó poco después de conocer el veredicto que “a veces es mejor reaccionar sin reacción”.

Semenya viajaba a Doha el miércoles para la primera prueba de la temporada en la Liga Diamante, donde prevé correr los 800 metros el viernes. La Liga Diamante en una serie anual de justas en la que participan los mejores atletas del mundo, y el de Doha es el último antes de que rijan las nuevas normas.

Con todo, el panel del TAD “alentó enérgicamente” a la IAAF a tener en cuenta sus inquietudes al aplicar las normas, que los jueces creen se deberán modificar en el futuro para que sean justas.

La testosterona sirve para fortalecer la musculatura y la masa ósea. Es por ello que se considera una trampa de un deportista cuando consume suplementos con testosteronas. Algunas mujeres padecen de hiperandrogenismo, una condición médica en la que tienen un exceso en la producción de andrógenos endógenos.

El reglamento de la IAAF establece que las mujeres deben reducir sus niveles a menos de 5 nanomoles por litro de sangre. Según la IAAF, la mayoría de las mujeres, incluyendo las atletas de primera nivel, tienen niveles de testosterona que circulan naturalmente en sus organismos de entre 0.12 a 1.79 nanomoles por litro, mientras que los niveles tienen niveles mucho más altos, típicamente de 7.7 a 29.4.

Los registros de Semenya son información médica privada y no han sido divulgados.

La Confederación de Deportes de Sudáfrica y el Comité Olímpico del país criticaron el fallo: “Reiteramos que las reglas han sido mal concebidas y causarán angustia a las deportistas señaladas”.

“Esta decisión marca un inmenso punto de inflexión y redefine lo que es una atleta mujer”, dijo Natalie du Toit, la directora de la comisión de atletas de la entidad sudafricana. “Conociéndola a a Caster y todo lo que entrena en su deporte, respaldamos sus esfuerzos, y todos estamos con ella”.

La IAAF insistió que las corredoras con alta testosterona tenían una ventaja injusta en las competencias de 400 metros a la milla. Sin embargo, el TAS sugirió que la IAAF aplique el reglamento a solo los 800 debido a que la evidencia no es clara sobre si las mujeres con hiperandrogenismo tienen ventaja en las distancias de 1.500 metros o más.

Bajo la reglamentación, las atletas mujeres cuyos perfiles han mostrado previamente una elevada testosterona deberán someterse a controles sanguíneos para demostrar que han cumplido con los requisitos.

Se puede apelar ante la Corte Suprema de Suiza. Pero los jueves rara vez han revertido los fallos del TAS.

Ross Tucker, un asesor sobre ciencia deportivo que testificó a favor de Semenya y que tiene un doctorado en fisiología, dijo que la evidencia científica es insuficiente para justificar las reglas. Dijo que a raíz del fallo del TAS, otros deportes calcarán la reglamentación de la IAAF.

“Para ellos, cada temor e inquietud que han tenido de ser cuestionados por presentar un reglamento similar desaparecerá”, dijo. “Otros deportes estarán súper felices al sacarse la presión para presentar sus propias reglas”.