DAKAR, Senegal (AP) — Un empleado de la UNICEF y otros cinco trabajadores de ayuda para la educación murieron durante un ataque de desconocidos en República Centroafricana, informó el miércoles la agencia de la ONU.

El equipo fue atacado el domingo mientras viajaba cerca de Markounda, una zona remota en el noroeste y cerca de la frontera con Chad.

"Condenamos fuertemente este acto sin sentido en contra de trabajadores de ayuda humanitaria que estaban allí para mejorar las vidas de la población más vulnerable", dijo la directora regional de la UNICEF en el Oeste y el Centro de África, Marie-Pierre Poirier. La UNICEF dijo que no tenía más detalles.

En República Centroafricana ha habido peleas interreligiosas y entre comunidades desde 2013, cuando rebeldes predominantemente musulmanes Seleka tomaron el control en la capital, Bangui. Milicianos anti-Balaka, mayormente cristianos, respondieron y el resultado fueron miles de muertos y cientos de miles de desplazados.

El país pobre tuvo un período de relativa paz a fines de 2015 y 2016, pero la violencia se intensificó y expandió el año pasado.

En agosto, un enfrentamiento entre una milicia y un grupo de autodefensa en el sureste dejó 30 civiles muertos, incluso voluntarios de la Cruz Roja.

La violencia ha evitado que muchos trabajadores de ayuda humanitaria realicen su labor.