DUBAI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — La televisora estatal iraní transmitió el domingo videos sobre una británica y un estadounidense presos por cargos de espionaje, probablemente con el afán de presionar a Estados Unidos y Gran Bretaña, mientras Londres sopesa hacer un pago de 530 millones de dólares a Teherán.

El caso de la británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe ha cobrado impulso en las últimas semanas, mientras el canciller británico Boris Johnson es criticado en su país por el manejo del asunto.

Entre tanto, la televisión estatal transmitió un emotivo video del chino-estadounidense Xiyue Wang, al tiempo que el presidente Donald Trump mantiene su dura postura contra Teherán y su acuerdo nuclear con potencias mundiales.

Zaghari-Ratcliffe, que cumple ya una sentencia a cinco años de prisión por supuestamente planear el "derrocamiento suave" del gobierno de Irán cuando estaba allí con su bebé, enfrenta ahora nuevos cargos que pudieran añadir 16 años a su condena.

El jueves, la televisión estatal iraní transmitió un reportaje especial de siete minutos sobre Zaghari-Ratcliffe. Incluyó tomas de un recibo de pago de abril de 2010 de su exempleador, la BBC World Service Trust.

También mostró un mensaje electrónico de junio de 2010 en que ella escribió sobre la "Academia ZigZag", un proyecto de la BBC World Service Trust en que el fideicomiso capacitaba a "jóvenes aprendices de periodistas de Irán y Afganistán a través de una plataforma segura en línea".

Zaghari-Ratcliffe dejó la BBC en 2011 y luego comenzó a trabajar para la Thomson Reuters Foundation, la rama caritativa de la agencia noticiosa internacional. Tanto su esposo Richard Ratcliffe como Thomson Reuters han subrayado reiteradamente que ella no estaba capacitando a periodistas ni trabajó en nada relacionado con Irán cuando estuvo allí.

El reporte de la televisora estatal trascendió mientras el ministro británico de Relaciones Exteriores es criticado tras declarar ante un comité parlamentario que Zaghari-Ratcliffe estaba "enseñando periodismo a la gente" cuando fue arrestada el año pasado. Johnson se corrigió luego, pero la televisora estatal iraní puso hincapié en este punto.

Richard Ratcliffe dijo a The Associated Press el domingo que el reporte buscaba aumentar la presión sobre el gobierno británico. Añadió que el material parecía haber salido de la cuenta de correo electrónico de su esposa, al que investigadores de la Guardia Revolucionaria accedieron inmediatamente tras el arresto.

"Están tratando de justificar los nuevos cargos", sostuvo Ratcliffe.

El reporte ocurre al mismo tiempo que Londres e Irán discuten la posibilidad de aprobar un pago de 400 millones de libras esterlinas que Londres ha retenido. Se trata de un pago que el sha Mohammad Reza Pahlavi hizo por tanques Chieftain que nunca fueron entregados. El sha abandonó el trono en 1979 y la Revolución Islámica poco después estableció el sistema supervisado por clérigos que hasta hoy perdura.

Las autoridades en Londres y Teherán niegan que el pago tenga vínculo alguno con Zaghari-Ratcliffe. Sin embargo, Estados Unidos también hizo un pago de 400 millones en efectivo a Irán en enero de 2016 durante un canje de prisioneros, el mismo día en que Irán dejó en libertad al periodista del Washington Post Jason Rezaian y otros tres iraní-estadounidenses. Ese pago también involucraba equipo militar no entregado de la era del sha, aunque algunos políticos estadounidenses han calificado el pago como rescate.

___

Jon Gambrell está en Twitter como www.twitter.com/jongambrellap