WASHINGTON (AP) — Aunque se sintió traicionado por políticos que definieron su vida y resolvió mantener distancia con ellos, en su muerte el reverendo Billy Graham recibió el miércoles un tributo inusual de parte del presidente Donald Trump y de los principales líderes políticos de Estados Unidos.

"Aquí yace el pastor de Estados Unidos", dijo bajo la Rotonda del Capitolio el líder de la Cámara de Representantes Paul Ryan señalando el ataúd de Graham, rodeado por familia, amigos, legisladores y un anillo de retratos de los fundadores de la nación.

"Él guio todos los caminos, de algunos de los grandes cuyas estatuas se alinean en este salón: Eisenhower, King, Ford y Reagan, hasta de ciudadanos comunes que están aquí hoy para rendirle homenaje", agregó Ryan.

El presidente Donald Trump dijo que su padre fue admirador de Graham y que la "legendaria" figura estadounidense merece ser reconocida en el lugar donde "la memoria del pueblo estadounidense se enriquece".

"El hombre que reconocemos hoy compartió el evangelio con más gente, cara a cara, que nadie más en la historia", dijo por su parte el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

Graham falleció hace una semana a la edad de 99 años. Unos 30 familiares acompañaron su ataúd hasta Washington, donde el pastor se hizo amigo de presidentes de ambos partidos y aconsejó a otros durante siete décadas. Su hijo Franklin tuiteó el miércoles una foto de familiares subiendo el ataúd a una avioneta decorada con la frase "Samaritan's Purse", el nombre de una organización de ayuda que él encabeza.

El funeral de Graham será el viernes cerca de su hogar en Charlotte, Carolina del Norte. Las entradas a la Rotonda estaban envueltas con tela negra y el féretro descansaba en un catafalco envuelto en negro.

"Si existe un estadounidense cuya vida y trabajo merecen ser homenajeados en el Capitolio de Estados Unidos, ese es Billy Graham", dijo Ryan.

Aunque Graham conoció a cada presidente desde Harry Truman y aconsejó a la mayoría, el pastor se volvió desconfiado de la política después de Watergate. Era cercano a Richard Nixon pero después dijo que sintió que el entonces presidente lo utilizó.

Sin embargo, Graham aconsejó a otros mandatarios hasta que su salud comenzó a deteriorarse hace unos 10 años.

El expresidente Bill Clinton recuerda haber conocido a Graham de niño y con el paso del tiempo se maravilló con su vida. Graham lo aconsejó como gobernador de Arkansas y más tarde en la Casa Blanca.

El expresidente George W. Bush y su esposa, Laura, visitaron la casa de Graham el martes.

Trump planea asistir al funeral el viernes en Charlotte. Los expresidentes Jimmy Carter y George H.W. Bush no estarán ahí, lo que significa que no habrá exmandatarios en ese servicio.

___

Kellman está en: http://www.twitter.com/APLaurieKellman