MIAMI (AP) — Tres accidentes mortales que involucran a vehículos que transportaban a trabajadores agrícolas inmigrantes han revelado que el gobierno es inefectivo al hacer cumplir las leyes sobre seguridad de transporte para el sector agrícola, informaron los investigadores federales el martes.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) emitió hallazgos y recomendaciones luego de una pesquisa sobre un accidente automovilístico ocurrido en 2016 cerca de St. Marks, Florida, que dejó cuatro muertos y decenas de heridos. En el accidente un autobús que trasladaba a trabajadores inmigrantes se pasó un alto y fue impactado por un camión de carga.

El conductor del autobús probablemente sufrió de privación del sueño, de acuerdo con la junta. El informe agregó que el conductor, de 56 años, se pasó las señales de una intersección donde se estaba realizando un trabajo en la carretera que un conductor “alerta y atento” hubiera reconocido.

La empresa propietaria del autobús, Billy R. Evans Harvesting Inc., tampoco supervisó a sus conductores y la seguridad del vehículo, indicó el informe de la NTSB. Desde que ocurrió el accidente, se le ordenó a la compañía que cesara todas sus operaciones, según la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes de Estados Unidos (FMCSA por sus siglas en inglés).

La junta también revisó otros dos accidentes, uno ocurrido en 2015 a las afueras de Little Rock, Arkansas, en el que murieron seis trabajadores inmigrantes, y otro que mató a seis en Virginia.

La NTSB halló que la conducción somnolienta era un factor en los tres accidentes.

Una revisión de The Associated Press encontró que más de una decena de accidentes similares dejaron al menos 38 muertos y casi 200 heridos desde enero de 2015, los tres accidentes se incluyeron en las cifras. Pero nadie sabe con certeza cuántos han ocurrido, ya que ninguna agencia mantiene registros de los incidentes que ocurren a nivel nacional.

LA NSTB también halló que los trabajadores agrícolas siguen siendo transportados en autobuses y camionetas en malas condiciones, esto a pesar de que existen reglamentos federales y estatales en materia de seguridad que están hechos para protegerlos.

“Los transportistas y los contratistas del trabajo agrícola transportan frecuentemente a los trabajadores en vehículos inseguros y con conductores que no están calificados ni han descansado lo suficiente”, señaló el informe de la junta. “Las agencias federales y estatales han sido inefectivas en disuadir ese tipo de operaciones inseguras”, agregó.

LA NTSB específicamente se refirió a la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes y el Departamento del Trabajo, que son las agencias encargadas de hacer cumplir las regulaciones.