COPENHAGUE (AP) — Una potente explosión el miércoles ante una comisaría en el sur de Suecia causó daños significativos en el edificio, según las autoridades suecas. No se produjeron heridos y no había ningún detenido.

La policía no aclaró qué había provocado la detonación, registrada antes del amanecer ante la comisaría de Helsingborg, pero máximo mando policial en el país, Dan Eliasson, lo describió como “un ataque contra la sociedad”. La explosión causó daños considerables en la entrada a la comisaría y reventó docenas de ventanas en edificios cercanos.

Nadie ha reclamado la autoría de la explosión, que ocurrió unos 50 kilómetros (30 millas) al norte de Malmo, la tercera ciudad más grande del país. En un primer momento no se investigaba la explosión como terrorismo.

“Es adecuado pensar que esto fue una consecuencia de la buena labor policial que hacemos”, dijo en una rueda de prensa el agente de policía Patric Heimbrand. “Trabajamos en duros entornos criminales y algunos de ellos podrían estar molestos. Pero a esos les digo que no pueden influir en nosotros”.

La jefa de la policía regional, Carina Persson, dijo en una rueda de prensa que se había informado del suceso al primer ministro, Stefan Lofven, como es habitual tras episodios de esa clase, pero no entró en detalles.

Persson declinó hacer comentarios sobre posibles vínculos con una explosión similar el 30 de noviembre de 2014 contra una comisaría de Malmo, que no se ha resuelto.