BARCELONA (AP) — El gobierno español redujo su pronóstico de crecimiento económico para 2018 de 2,6% a 2,3% y culpó a la incertidumbre política en Cataluña por la desaceleración.

La nueva meta de crecimiento aparece en el plan presupuestario que el gobierno conservador español presentó a las autoridades europeas. Fue compartido la mañana del martes con The Associated Press.

En el plan, las autoridades españolas también pronostican un nivel de déficit público del 2,3%, que representa un incremento del 0,1 puntos porcentuales respecto a los estimados previos.

Las autoridades atribuyen los ajustes tanto a un ciclo más lento de economía global, como a la reducción local del gasto de los consumidores, como resultado del estancamiento político en Cataluña.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, advirtió la semana pasada que el gobierno consideraba la posibilidad de reducir su pronóstico de crecimiento para el próximo año en caso de que continuara el conflicto entre Madrid y Cataluña.