LIMA (AP) — El mayor partido opositor peruano, que lidera Keiko Fujimori, hija mayor del indultado expresidente Alberto Fujimori, expulsó el martes de sus filas al legislador Kenji Fujimori, hijo menor del exmandatario, porque modificó su voto en diciembre para evitar la destitución del actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski.

Esta es una muestra de discordia entre los dos hijos de Fujimori, que han heredado el patrimonio político que su padre sembró durante su gobierno entre 1990 y 2000.

Kenji, el legislador que obtuvo más votos en las elecciones parlamentarias de 2016 en Perú, confirmó el martes en su cuenta oficial de Twitter la decisión del partido derechista Fuerza Popular. En diciembre pasado, junto a otros nueve legisladores que integran una facción minoritaria en su partido se abstuvieron de votar a favor de la destitución de Kuczynski.

El hijo menor del exmandatario, de 37 años, colocó en su cuenta de Twitter el documento donde se decide su expulsión de acuerdo al reglamento interno del partido político. Su hermana Keiko, de 42 años, y su padre de 79 no se han pronunciado hasta el momento.

Otros dos legisladores de la facción minoritaria de Kenji también fueron expulsados.

Maritza García, una de las legisladoras expulsadas, dijo a la televisora N: "nunca hemos sido escuchados". Indicó que el miércoles darían una conferencia dirigida por Kenji.

Fuerza Popular, que agrupa a los seguidores del expresidente Fujimori, domina el parlamento y es el principal grupo de oposición al gobierno de Kuczynski.

La división fujimorista provocó que en diciembre fracasara la remoción de Kuczynski por ocultar sus nexos con la brasileña Odebrecht en una pesquisa de una comisión parlamentaria que descubrió que una empresa de Kuczynski recibió pagos de Odebrecht cuando el presidente era primer ministro del gobierno del mandatario Alejandro Toledo (2001-2006).

Dos días después de la abstención, el expresidente Fujimori fue indultado de su condena de 25 años de cárcel por Kuczynski y liberado de la cárcel, lo cual fue interpretado como un "canje político" por una parte de los peruanos que han protestado desde la noche de la Navidad incluso hasta la tarde del martes, cuando más de mil marchaban en las calles de Lima.

Una encuesta nacional de la firma GfK publicada el domingo por el diario local La República mostró que Kenji tenía 36% de popularidad por encima de Keiko, que posee 31%. Kenji está ligado a su padre y su agenda política desde que ingresó al parlamento en 2011 priorizaba sacar a su progenitor de la cárcel.

La tormenta de escándalos de corrupción sembrada por Odebrecht en Latinoamérica ha salpicado a todos los mandatarios peruanos a partir del 2000.

Los efectos de Odebrecht han derivado en una orden de captura internacional contra Toledo, una investigación por sobornos a Alan García (2006-2011) y la prisión provisional de Ollanta Humala (2011-2016). La fiscalía también investiga a la exalcaldesa izquierdista de Lima, Susana Villarán, y a la propia Keiko Fujimori.