BERLÍN (AP) — La economía alemana creció solo 0,3% en el primer trimestre, su ritmo más débil en más de un año, aunque analistas lo atribuyen principalmente a factores únicos, como el mal clima, y prevén una recuperación.

El crecimiento trimestral reportado el martes por la Oficina Federal de Estadísticas se comparó con una expansión de 0,6% en el cuarto periodo de 2017 y de 0,7% en el tercero.

El resultado es el más lento desde el tercer trimestre de 2016, cuando también fue de 0,3%. Los economistas predijeron un crecimiento de 0,4% pero coincidieron en que el triste resultado no es para sonar las alarmas.

La oficina de estadísticas dijo que aunque el gasto en construcción y equipo subió, el gasto público fue menor y tanto las exportaciones como las importaciones disminuyeron. Eso se ajusta a un patrón reciente de crecimiento que es apuntalado sobre todo por la demanda interna.

A pesar del revés, se trata del 15vo trimestre consecutivo con crecimiento, la racha más prolongada para Alemania desde 1991.

El dato del primer trimestre “posiblemente estuvo distorsionado” por unas vacaciones anticipadas de Pascua, un invierno frío y huelgas que ya concluyeron, dijo Carsten Brzeski, economista de ING-DiBa en Fráncfort. Agregó que para los siguientes meses hay indicios prometedores de una recuperación.