GÉNOVA, Italia (AP) — El presidente de Italia, Sergio Mattarella, exigió el sábado garantías de que todas las carreteras del país sean seguras, luego del colapso de un puente de la autopista de Génova, y consoló a los dolientes en un funeral estatal para los muertos de la ciudad portuaria.

La cifra de muertos del colapso del viaducto ocurrido el martes aumentó a 43 con el fallecimiento, el sábado de un conductor de camión rumano que había sufrido heridas graves en el cráneo y el pecho.

El hospital San Martino dijo que Marian Rosca, de 36 años, murió el sábado por la noche. Los doctores lo habían descrito como el herido más grave entre los sobrevivientes.

Previamente se informó sobre el hallazgo de cuatro cuerpos en medio de las toneladas de concreto fracturado que cayeron del puente Morandi.

Antes del comienzo de la ceremonia en un pabellón de los recintos de Génova, Mattarella ofreció unas palabras para consolar a las familias de las víctimas y posteriormente se colocó junto a otros dirigentes italianos, entre ellos el primer ministro Giuseppe Conte y el ministro de Transporte e Infraestructura, en la sala del pabellón.

Las familias de 19 de los muertos llevaron los ataúdes de sus seres queridos al pabellón para la misa fúnebre dirigida por el arzobispo de la ciudad, el cardenal Angelo Bagnasco.

Entre los ataúdes estaban los de dos jóvenes musulmanes albaneses que vivían y trabajaban en Italia. Sus restos fueron bendecidos al final del servicio católico por un imán de Génova, quien oró para que Dios “proteja a Italia y a todos los italianos”.

En otros funerales realizados en distintas partes de Italia el viernes, dolientes molestos culparon a las autoridades de negligencia y de incompetencia por no mantener seguro el puente vehicular.

Durante el funeral estatal, muchos comenzaron a aplaudir y varios a llorar mientras un prelado leía los nombres de algunas de las 30 víctimas que hasta ahora han sido identificadas. Los dolientes también aplaudieron a los bomberos, a la policía y a los voluntarios.

Mattarella visitó lo que quedó del puente Morandi, que colapsó durante una fuerte tormenta, provocando la caída de una enorme sección del puente desde 45 metros (150 pies), la cual se estrelló en el lecho de un río seco y cerca de varios edificios de apartamentos. Dichos inmuebles fueron evacuados y las autoridades locales han dicho que tendrán que ser demolidos.

Mattarella no habló en el funeral, realizado en un día nacional de luto, pero después del término de la ceremonia, el presidente comentó a los reporteros que el colapso del puente es una “tragedia inaceptable”.

Afirmó que el funeral era “un momento de pesar compartido por el dolor de toda Italia que está unida en este estado de ánimo”.

Aseguró que se “verificará con rigor” toda responsabilidad en el colapso del puente. El puente Morandi conectaba dos autopistas importantes, una con rumbo a Milán y la otra hacia Francia.

Los fiscales dijeron que enfocan la pesquisa sobre posibles fallas de diseño o mantenimiento inadecuado del puente vehicular, que fue inaugurado en 1967.

___

D'Emilio informó desde Roma. Está en: www.twitter.com/fdemilio