AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Recuperan 7 cuerpos más del vuelo AirAsia, hasta total de 16

Por EILEEN NG y ROBIN McDOWELLJanuary 2, 2015
1 of 5
Un familiar llora durante la entrega del cuerpo de Hayati Lutfiah, una de las víctimas del vuelo 8501 de AirAsia, a su familia en un hospital policial en Surabaya, en Java occidental, Indonesia, el 1 de enero de 2015. (Foto AP/Dita Alangkara)
1 of 5
Un familiar llora durante la entrega del cuerpo de Hayati Lutfiah, una de las víctimas del vuelo 8501 de AirAsia, a su familia en un hospital policial en Surabaya, en Java occidental, Indonesia, el 1 de enero de 2015. (Foto AP/Dita Alangkara)

SURABAYA, Indonesia (AP) — Más barcos con equipos especiales se incorporaron el viernes a la búsqueda del fuselaje del vuelo 8501 de AirAsia mientras más de 145 personas siguen desaparecidas desde que se estrellara en el mar hace cinco días.

El jefe de la Agencia de Búsqueda y Rescate de Indonesia, Henry Bambang Soelistyo, dijo que las labores de búsqueda se intensificarán mientras el tiempo lo permita.

“Nos centraremos en la detección submarina”, dijo añadiendo que barcos de Indonesia, Malaysia, Singapur y Estados Unidos estaban en la zona desde antes del amanecer del viernes para intentar localizar restos y las importantes cajas negras del avión — los dispositivos que graban datos de vuelo y voces en cabina.

El Airbus A320 se estrelló en el mar de Java el domingo con 162 personas a bordo. Hasta el momento se han recuperado 16 cadáveres. Los siete últimos fueron anunciados el viernes por la mañana luego de que un barco de la armada de Estados Unidos hallase seis, dijo Suryadi B. Supriyadi, coordinador de operaciones de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate.

Nueve aviones, muchos de ellos con equipos de detección de metales, rastrean también una zona de 13.500 kilómetros cuadrados (8.380 millas cuadradas) a la altura de la costa de Pangkalan Bun, la localidad de la isla de Borneo más próxima al área de búsqueda. Dos barcos japoneses con tres helicópteros están de camino a ese punto, explicó Soelistyo.

Pero dijo que el mal tiempo, que ha dificultado la búsqueda en los últimos días, era una preocupación. Una llovizna y nubes ligeras cubrían la zona el viernes por la mañana, pero la previsión hasta el domingo es de lluvia, fuertes vientos y olas de hasta cuatro metros (13 pies). Las fuertes corrientes marinas mantienen los restos en movimiento.

Soelistyo estimó que el fuselaje está a una profundidad de entre 25 y 30 metros (entre 80 y 100 pies), y prometió recuperar los cuerpos de “nuestros hermanos y hermanas (...) sin importan las condiciones climáticas que enfrentemos”.

Hasta el momento, solo los restos de una de las víctimas del accidente fueron devueltos a su familia el jueves, uno de los muchos dolorosos reencuentros que quedan por llegar.

La identidad de Hayati Lutfiah Hamid fue confirmada por sus huellas dactilares y otros medios, dijo el coronel Budiyono de la Unidad de Identificación de Víctimas de Desastres de Java Oriental.

Su cuerpo, en un pulido ataúd oscuro cubierto con flores, fue entregado a su familia en una breve ceremonia en un hospital de la policía en Surabaya, la ciudad indonesia de donde despegó el avión. Un miembro de la familia lloraba mientras ponía sus manos sobre el féretro.

El ataúd fue trasladado a un pueblo y sepultado en una fosa con barro, siguiendo las directrices del islam que dicen que los fallecidos deben enterrarse con premura. Un imán pronunció una sencilla oración ante unas 150 personas reunidas bajo la llovizna, y los asistentes depositaron flores rojas sobre el montículo de tierra húmeda con una pequeña lápida blanca.

Cuánto más se prolongue la búsqueda, más se descompondrán los cuerpos y se esparcirán los restos.

El experto aeronáutico Geoffrey Thomas en Australia dijo que hay altas posibilidades de que el avión golpeara contra el agua y quedara en su mayor parte intacto, debido a lo cual muchos pasajeros fallecidos continuarían en el interior.

Agregó que los cadáveres recuperados podrían haberse salido por una abertura en el fuselaje. “Sin embargo, la mayoría de los pasajeros todavía tendrían sus cinturones puestos, en particular cuando el avión transcurría por mal tiempo. El capitán habría mantenido el aviso de que todos tuvieran sus cinturones puestos”.

Aún se desconoce qué derribó el avión cuando estaba a medio camino de su vuelo de dos horas entre Surabaya y Singapur. La última comunicación indicaba que los pilotos estaban preocupados por las condiciones climáticas. Pidieron permiso para volar encima de nubes de tormenta, pero les fue negado por el elevado tránsito aéreo. Cuatro minutos después, el avión desapareció del radar sin emitir una señal de emergencia.

Las cajas negras contienen datos clave que podrían ayudar a los investigadores a determinar la causa del accidente, pero todavía no se han recuperado. Entre los elementos encontrados hasta ahora hay un chaleco salvavidas, una puerta de emergencia, un tobogán hinchable, zapatos de niño y equipaje.

Los familiares han dado sangre para las pruebas de ADN y presentaron fotografías de sus seres queridos, junto con información de detalles que podrían facilitar su identificación como tatuajes o marcas de nacimiento.

La larga espera, con sus avances y paros, ha sido frustrante para Sugiarti, de 35 años. Su hermana de 40, Susiyah, era una niñera que viajaba a Singapur para unas vacaciones con sus empleadores y su hija de dos años.

“Espero que puedan encontrar su cuerpo pronto. Lo siento por mi hermana porque ya han pasado cinco días”, dijo a la prensa en un centro de crisis montado en una comisaría de Surabaya. “Estoy tratando de ser paciente.”

Casi todos los pasajeros eran indonesios, y muchos eran cristianos de ascendencia china. El país es predominantemente musulmán, pero hay importantes núcleos de población con otras religiones dispersas por el extenso archipiélago.

___

McDowell informó desde Pangkalan Bun, Indonesia. Los periodistas de la Associated Press Niniek Karmini, Ali Kotarumalos y Margie Mason en Yakarta contribuyeron a este despacho.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.