LOS ANGELES (AP) — La suspensión de las grabaciones de "House of Cards" el martes en respuesta a las acusaciones contra su protagonista Kevin Spacey por supuestamente tener insinuaciones sexuales con un adolescente es una medida rara en la industria que pone el negocio en primer plano.

Los programas pocas veces son cambiados a menos que haya preocupaciones sobre sus resultados en los ratings, dijo el historiador especializado en televisión y ex ejecutivo de TV Tim Brooks.

“Generalmente depende lo popular que sea un programa, para ser honestos”, dijo Brooks el martes.

En días recientes, Hollywood ha reaccionado rápidamente ante acusaciones por acoso y abuso sexual: Harvey Weinstein fue despedido de la empresa que fundó en cuestión de días después de que los primeros reportes de acoso sexual en su contra fueron publicados en el New York Times este mes.

Y horas después de que surgieron las acusaciones contra Spacey, Netflix dijo que dejaría de producir "House of Cards", aunque el servicio de streaming señaló que la decisión se hizo antes de que un reporte de BuzzFeed News señalara que Spacey trato de tener avances sexuales con un adolescente hace tres décadas. Netflix no ha dicho cuáles son sus planes sobre la cinta biográfica sobre Gore Vidal protagonizada por Spacey que está actualmente en producción.

El escándalo generalizado ha llevado a acciones inusuales como el hecho de que Weinstein fuera expulsado de prestigiosas organizaciones de la industria, y ha creado un clima de incertidumbre. Pero al revisar las cosas en perspectiva, esto demuestra que Hollywood ha enfrentado la controversia antes, incluso con programas muy queridos y actores que luchan por mantener el equilibrio.

Durante la ola anticomunista de Hollywood en la década de 1950, dijo Brooks, la estrella de "I Love Lucy" Lucille Ball fue acusada de ser una simpatizante comunista. La serie de comedia era protagonizada por su esposo Desi Arnaz, quien tomó cartas en el asunto.

“Desi llegó antes de una grabación en un estudio y dijo ‘lo único rojo de Lucy es su cabello y eso no es real’”, usando efectivamente el humor para restar importancia a la situación, dijo Brooks. El estatus del programa como el más popular del momento también ayudó.

La popularidad y la aceptación del público a los asuntos personales de un astro también fueron de ayuda para "Mickey Spillane's Mike Hammer" cuando el actor principal Stacey Keach pasó seis meses en prisión por un arresto relacionado con drogas en Inglaterra a mediados de la década de 1980.

La temporada de 1984-85 se acortó pero la serie regresó en 1986 con Keach a bordo y se transmitió hasta 1987 en CBS.

"Grey's Anatomy" se vio envuelta en controversia a finales de 2006 cuando hubo un pleito en el set entre Patrick Dempsey e Isaiah Washington por el uso de vocabulario ofensivo por parte de Washington para referirse a otro miembro del elenco que era gay.

Después de que Washington repitió la grosería en los Globos de Oro de 2007 para negar que la había empleado, ABC lo criticó públicamente al igual que su compañera de reparto Katherine Heigl. Al final Washington fue despedido, y el drama médico de la exitosa productora Shonda Rhimes continuó sin contratiempos, a pesar de que Washington los culpó de racismo por el rato que recibió.

La popularidad de un actor entre su elenco también puede determinar su destino, dijo Brooks.

“Si a ellos les cae bien, si se llevan bien con él es fácil decir ‘si esto no me arruina la carrera lo apoyaré’”, dijo.

La forma en la que los compañeros de elenco de Spacey reaccionen a las acusaciones está por verse. Robin Wright, quien actúa con Spacey en el papel de su esposa no ha hecho declaraciones públicas, pero su cuenta de Twitter tiene varios mensajes incluyendo algunos relacionados con temas sociales como derechos de las mujeres y educación.

Netflix y la productora de "House of Cards" Media Rights Capital ya habían decidido terminar la serie, en su sexta temporada, pero el martes anunciaron que pondrán en pausa la producción, que se realiza en Baltimore, “para darnos un tiempo para revisar la situación actual y atender cualquier preocupación de nuestro elenco”. Spacey no tenía programado trabajar el día.

La medida surge después de que el actor Anthony Rapp dijera que Spacey tuvo una conducta sexual inapropiada con él en 1986, cuando Rapp tenía 14 años.

Spacey respondió diciendo que no recuerda el supuesto encuentro pero que si actuó de la forma en la que dice Rapp “le debo la más sincera disculpa por lo que debió ser un comportamiento alcoholizado profundamente inapropiado”. Spacey también habló públicamente por primera vez sobre ser gay, lo que fue criticado por algunos como un intento de desviar la atención.

La caída de Spacey incluyó la pérdida de un premio que iba a recibir este mes de parte de la Academia Internacional de Artes y Ciencias de la Televisión. El grupo dijo que no “reconocerá a Kevin Spacey con el premio Emmy Internacional Fundadores 2017 que reconoce a “individuos que superan las barreras culturales para conmover a la humanidad”. Spacey lo recibiría en una gala el 20 de noviembre en Nueva York. Los galardonados anteriores incluyen a Rhimes, Steven Spielberg, y J.J. Abrams.

La fecha para el estreno de los episodios finales de “House of Cards" aún debe ser anunciada por Netflix y el servicio está desarrollando una posible serie derivada de esta producción galardonada que ha ayudado a abrir un espacio para Netflix en el espectro televisivo.

Previamente el martes, medios británicos reportaron que la policía ha ampliado su investigación por acoso sexual contra Weinstein.

El diario Independent, Press Association y Sky News dijeron que la policía metropolitana de Londres investigan ahora las acusaciones de siete mujeres contra Weinstein por incidentes que supuestamente ocurrieron de la década de 1980 a 2015. Weinstein también está siendo investigado por la policía de Nueva York y Los Angeles.

___

Kennedy reportó desde Nueva York.