BRASILIA (AP) — El diputado opositor Eduardo Azeredo renunció el miércoles a su mandato antes de enfrentar un proceso en la justicia por denuncias de desvíos de fondos públicos para financiar una campaña electoral.

Azeredo, de 65 años, renunció mediante una carta enviada al presidente de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves, quien leyó el texto en el plenario de la entidad. En la carta, aseguró ser inocente de los delitos que se le imputan. Es integrante del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña del estado de Minas Gerais, al igual que el senador Aecio Neves, abanderado de ese partido para disputar las elecciones presidenciales de octubre.

Medios de prensa han señalado que Azeredo pudo sentirse presionado a dejar su cargo para no perjudicar la campaña presidencial de Neves, quien aparece con pocas opciones de vencer a la presidenta Dilma Rousseff según las últimas encuestas de intención de voto.

"Fui transformado en blanco político destinado a sufrir ataques para asumir delitos cometidos por otros", aseguró el legislador en la nota.

Según la Procuraduría General de la República (fiscalía), Azeredo estaría involucrado en un desvío millonario de fondos públicos para financiar su campaña a la reelección como gobernador del estado de Minas Gerais en 1998. A la postre perdió la elección.

La fiscalía pidió una sentencia de 22 años de prisión y multa por los delitos de peculado y lavado de dinero. El caso debe ser juzgado en los próximos meses por el Supremo Tribunal Federal, la corte suprema de Brasil.

Azeredo ha dicho que no tuvo ninguna responsabilidad en el manejo financiero de su campaña electoral, que habría sido administrada por otros.

Su caso llega a la justicia un año después de que el mismo tribunal sentenció a 25 personas entre diputados en ejercicio, ex legisladores, banqueros, publicistas y otros por su participación en un esquema de desvío de fondos públicos para comprar votos en el Congreso durante los primeros años del gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010). El ex presidente no fue acusado de participar en el esquema.

El diputado dimitente además de haber sido gobernador de Minas Gerais, fue alcalde de Belo Horizonte y senador. Como legislador tuvo una participación activa como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y de Ciencia y Tecnología.