SAN SALVADOR (AP) — Con la presión de organismos defensores de los derechos de las mujeres, la Asamblea Legislativa de El Salvador se apresta a discutir varias propuestas para despenalizar el aborto en el país, pero el arzobispo capitalino pidió el domingo a los diputados que se abstengan de hacerlo porque “los cristianos estamos en contra de una legalización de un crimen como este”.

“Quiero expresar a los señores diputados que la Iglesia siempre estará a favor de la vida y no de la muerte, es la ley de Dios que nos manda no matar y matar a un niño en el seno materno es gravísima violación a la ley de Dios”, dijo en su homilía durante la misa dominical en la catedral metropolitana de San Salvador.

El aborto es un delito en El Salvador, sin excepciones, incluso en casos de violación e incesto, cuando el embarazo pone en peligro la vida o la salud de la mujer o en casos de deterioro grave del feto. De realizarlo, tanto las mujeres como los médicos podrían ser juzgados y sentenciados a entre dos y ocho años de cárcel.

No obstante, en muchos de los casos se cambia la tipificación del delito a homicidio agravado, aquel provocado en razón del parentesco de la víctima y el victimario, y estas mujeres pueden ser condenadas entre 30 y 40 años de cárcel.

Organismos humanitarios internacionales y defensores de los derechos de las mujeres en El Salvador han condenado la prohibición extrema y punitiva del aborto y han exhortado al Estado salvadoreño a despenalizarlo.

La Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico y Eugenésico ha señalado que en El Salvador las mujeres procesadas por abortos son amas de casa, empleadas domésticas, estudiantes, obreras o vendedoras ambulantes.

Diputados del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) han pedido modificar el artículo del Código Penal relativo a la prohibición total del aborto.

Quieren que se permita en casos de graves riesgos para la salud de la madre, cuando sea un embarazo producto de una violación sexual, en caso de malformación del feto, y en menores de edad en los casos de violación y estupro.

El movimiento de Transformación Nacional, integrado por iglesias evangélicas, católicas y varias fundaciones, marcharon recientemente por las principales calles de la capital para rechazar la iniciativa del FMLN porque sería dar “licencia para matar inocentes”.