AP NEWS
Related topics

Consejo de Seguridad de ONU dividido por Venezuela

February 28, 2019
1 of 4
Miembros del consejo de seguridad votan una resolución sobre Venezuela en la sede de Naciones Unidas el jueves 28 de febrero de 2019. (AP Foto/Seth Wenig)

NACIONES UNIDAS (AP) — El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas demostró el jueves su estancamiento respecto a Venezuela al fracasar dos resoluciones propuestas por un par de países rivales: Estados Unidos, que está a favor del líder opositor venezolano Juan Guaidó, y Rusia, que apoya al presidente Nicolás Maduro.

Primero, Rusia y China vetaron una resolución estadounidense que pedía elecciones libres y justas en Venezuela y acceso a ayuda humanitaria. Después, una resolución rusa pidiendo que se respete la soberanía de Venezuela y que no se interfiera en sus asuntos internos no obtuvo los suficientes votos en el Consejo para ser aprobada.

El embajador de Indonesia ante la ONU, Dian Triangyah, destacó la jornada como un “fracaso colectivo”.

Venezuela enfrenta una crisis humanitaria debido a una economía en colapso. Estados Unidos y más de 50 naciones occidentales y latinoamericanas respaldan a Guaidó, mientras que China, Rusia y otros apoyan a Maduro.

La reunión del jueves sigue a otra ocurrida en el Consejo de Seguridad el martes en la que cada país expresó su opinión sobre lo que ocurre en Venezuela. Estados Unidos convocó esa sesión después de los publicitados intentos de Guaidó para introducir ayuda humanitaria el fin de semana, los cuales enfrentaron una dura resistencia de las fuerzas de seguridad leales a Maduro.

El jueves, después de los votos, el embajador venezolano ante Naciones Unidas, Samuel Moncada, pidió un pronunciamiento en contra de cualquier acción militar en Venezuela y acusó a Estados Unidos y Europa de robar dinero venezolano e imponer sanciones debilitadoras.

“Sus actos ilegales son la principal causa de sufrimiento de nuestro pueblo”, señaló.

Moncada también rechazó que “se siga usando nuestra constitución para justificar una invasión colonial” y aseguró que hay grupos de enmascarados lanzando bombas incendiarias desde zonas fronterizas en Colombia.

“No hay condena a estas agresiones”, señaló, refiriéndose a altercados recientes en puentes internacionales que enlazan la ciudad colombiana de Cúcuta con territorio venezolano.

La resolución estadounidense fue votada a favor por nueves países de los 15 que forman el Consejo, lo que representa una mayoría. La resolución rusa fue apoyada tan sólo por Guinea Ecuatorial, China y Sudáfrica.

El embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, dijo antes de los votos que los envíos de ayuda humanitaria al país son una excusa “hipócrita” para interferir en la jurisdicción doméstica de Venezuela. También dijo que teme que el fracaso de la resolución estadounidense sea usado como pretexto para “una intervención real” en Venezuela.

Por su parte, Elliot Abrams, el enviado especial del presidente estadounidense Donald Trump para Venezuela, criticó a Rusia al decir que “algunos miembros de este Consejo continúan protegiendo a Maduro y sus compinches”.

“Estados Unidos buscará todas las avenidas para aumentar la ayuda humanitaria a Venezuela”, dijo Abrams, destacando envíos hoy llegados a Colombia que incluyen kits de ayuda médica y de higiene. Después del voto, el estadounidense habló con los periodistas y respondió a una pregunta sobre cuánto tiempo le faltaría a Maduro en el poder.

“Esperamos que sea la menor cantidad de tiempo posible porque cuando la situación cambie será cuando la gente de Venezuela podrá beneficiarse de no sólo la libertad, sino también de las mejoras económicas”, indicó.

La resolución estadounidense decía que las elecciones presidenciales venezolanas del pasado 20 de mayo “no fueron libres ni justas” y hacía un llamado al inicio de un proceso político pacífico que conduzca a elecciones “creíbles”, con observadores internacionales, en conformidad con la Constitución venezolana. También hablaba de la necesidad de prevenir “mayor deterioro” de la situación humanitaria en el país y facilitar acceso y entrega de asistencia “sin obstáculos”.

Por su parte, la resolución rusa denunciaba amenazas del uso de la fuerza contra la integridad territorial venezolana y reafirmaba el papel del gobierno venezolano en la coordinación de la asistencia humanitaria que llega a su país.

Durante la sesión del jueves en el Consejo de Seguridad se repitieron los mismos acalorados intercambios entre países favorables a Guaidó y los favorables a Maduro, que ocurren en cada reunión sobre Venezuela.

El Consejo, el organismo más poderoso de la ONU, probablemente seguirá sin tomar cartas en el asunto en un futuro inmediato.

Moncada dijo al Consejo que no hay “violencia de ningún tipo” en Venezuela.

“Si existen amenazas contra la paz, éstas vienen del exterior”, señaló.