WASHINGTON (AP) — La Casa Blanca advirtió que el costo verdadero de la epidemia de opiáceos en 2015 fue de 504.000 millones de dólares, o casi medio billón de dólares.

En un análisis publicado el lunes de manera oficial, el Consejo de Asesores Económicos dice que la cifra es más de seis veces superior a los cálculos más recientes.

El Consejo dijo que según cálculos de un estudio privado de 2016, las sobredosis, el abuso y la dependencia de opioides recetados en Estados Unidos en 2013 costaron 78.500 millones de dólares. La mayor parte de ello se atribuyó al gasto en atención de la salud y justicia penal, junto con la pérdida de productividad.

El Consejo dijo que su cálculo es considerablemente mayor porque se ha agravado la epidemia al duplicarse las muertes por sobredosis en la última década y porque algunos estudios previos no reflejaron las muertes atribuidas al consumo de opiáceos, una categoría de analgésicos muy potentes pero altamente adictivos.

El Consejo agregó que los estudios anteriores se centraron exclusivamente en los opiáceos de receta, mientras que su documento incluyó los opiáceos ilícitos, como la heroína.

"Los cálculos previos del costo económico de la crisis del consumo de opiáceos estuvieron subestimados considerablemente al no considerar en su valor real el componente más importante de las pérdidas: las muertes por sobredosis", según el informe.

En octubre, el presidente Donald Trump consideró el consumo excesivo de opiáceos una emergencia nacional de salud pública. Trump anunció una campaña de publicidad para combatir lo que describió como la peor crisis de drogas en la historia del país, pero no ordenó la canalización de nuevos recursos federales a esos esfuerzos.

Trump se abstuvo de declarar la emergencia que pretendía una comisión federal creada por él para estudiar el problema. La comisión se pronunció en un informe provisional que se declarara una emergencia para que se canalizaran dinero y recursos adicionales a la atención del problema.

Sin embargo, en su informe final de principios de mes, la comisión solo propuso que se aumente el número de tribunales antidrogas, el adiestramiento de médicos y las sanciones para las aseguradoras que eludan cubrir el tratamiento contra las adicciones. La comisión no solicitó la asignación de más recursos para enfrentar la epidemia.

Más de 64.000 estadounidenses murieron el año pasado de sobredosis de drogas y la mayoría implicó un analgésico de receta o un opiáceo ilícito como la heroína.

___

Darlene Superville está en: http://www.twitter.com/dsupervilleap