AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Talibanes rechazan noticias de diálogo con gobierno afgano

July 28, 2019
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, candidato a la reelección, habla en el primer día de campaña electoral en Kabul, Afganistán, el domingo 28 de julio de 2019. (AP Foto/Rahmat Gul)
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, candidato a la reelección, habla en el primer día de campaña electoral en Kabul, Afganistán, el domingo 28 de julio de 2019. (AP Foto/Rahmat Gul)

KABUL (AP) — El gobierno afgano celebrará sus primeras conversaciones directas con el Talibán, indicó el domingo un funcionario afgano, aunque los insurgentes se apresuraron a negar que se estuviera planeando tal encuentro y reiteraron su oposición a tratar con representantes del gobierno de forma oficial.

Los talibanes llevan casi un año de negociaciones de paz con Estados Unidos, pero se han negado a reunirse con el gobierno del país, al que consideran una marioneta de Washington.

Una delegación del gobierno de 15 miembros se reunirá con representantes talibanes en Europa, indicó Abdul Salam Rahimi, ministro afgano para Asuntos de Paz, sin entrar en detalles.

Sin embargo, el portavoz talibán Zabihula Mujahid dijo que “no se ha acordado y no se ha coordinado ninguna reunión así con el Talibán”. Una vez los insurgentes lleguen a un acuerdo con Estados Unidos, señaló, estarán abiertos a conversaciones intraafganas, pero cualquier representante del gobierno tendría que participar a título personal.

El enviado estadounidense Zalmay Khalilzad, que se encuentra de visita en Kabul, tuiteó que se produciría otra ronda de conversaciones “intraafganas”, indicando que llegaría “después de que concluyamos nuestros propios acuerdos”. Las conversaciones, señaló, incluirían a los talibanes y “un equipo negociador nacional inclusivo y eficaz consistente en altos cargos del gobierno, representantes políticos clave, sociedad civil y mujeres”.

El domingo era el primer día de campaña para las elecciones presidenciales, fijadas para el 28 de septiembre. El presidente, Ashraf Ghani, aspira a un segundo mandato con promesas de poner fin a la guerra tras 18 años, aunque en el último año se ha visto relegado a un segundo plano mientras Washington negociaba directamente con el Talibán.

Los dos bandos aspiran a un acuerdo en el que las fuerzas estadounidenses se retirarían a cambio de garantías de que Afganistán no se convertirá en una plataforma para atentados internacionales.

Los talibanes, que en la práctica controlan en torno a la mitad del país, han seguido atacando a diario a las fuerzas de seguridad afganas.

Cuatro policías murieron el domingo de madrugada en un ataque suicida talibán contra una comisaría en la provincia oriental de Ghazni, según Ahmad Khan Serat, portavoz de la policía provincial. Otros 10 agentes resultaron heridos.

En otro ataque en Ghazni, una bomba caminera mató a tres civiles e hirió a otros tres, señaló Serat. Nadie reivindicó el ataque. A menudo, bombas dirigidas a las fuerzas de seguridad matan o mutilan a civiles.

Por otra parte, las oficinas políticas del compañero de fórmula del presidente afgano fueron asaltadas por un número desconocido de atacantes, y al menos una persona murió y 13 resultaron heridas, dijeron el domingo funcionarios.

Nasrat Rahimi, portavoz del Ministerio del Interior, dijo que el ataque tuvo como objetivo la sede del partido Green Trend en la capital afgana, Kabul, pero negó los informes de que el candidato a la vicepresidencia Amrula Saleh resultara herido en el ataque.

Ferdous Faramarz, portavoz del jefe de policía de Kabul, dijo que la explosión probablemente fue un coche bomba y que había un tiroteo en marcha.

Nadie se atribuyó de momento el asalto, pero tanto talibanes como extremistas del grupo Estado Islámico están activos en la capital y han llevado a cabo ataques en el pasado.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.