AP NEWS
Related topics

Contrastes entre dos hispanas gobernadoras de Nuevo México

November 12, 2018

La gobernadora saliente de Nuevo México Susana Martínez (der), republicana, y la gobernadora electa Michelle Luján Grisham, demócrata, ofrecen una conferencia de prensa conjunta en Santa Fe, Nuevo México, el 9 de noviembre del 2018. (AP Photo/Craig Fritz)

SANTA FE, Nuevo México, EE.UU. (AP) — La gobernadora electa de Nuevo México ofrece un nuevo enfoque en temas como la vigilancia de la frontera con México y la inmigración, que pone énfasis en consideraciones humanitarias y en el escepticismo en torno a la Casa Blanca, actitudes que contrastan marcadamente con las de su predecesora, también hispana, como ella.

Apenas conocida su victoria, Michelle Luján Grisham dijo que le preocupa el bienestar de las mujeres y los niños de la caravana de migrantes que está cruzando México rumbo a Estados Unidos y que puede reconsiderar la decisión de enviar efectivos de la Guardia Nacional a la frontera.

“Me intereso en las mujeres y en los niños de la caravana”, declaró Luján Grishman, quien derrotó en forma abrumadora al candidato republicano Steve Pearce la semana pasada.

La actual gobernadora Susana Martínez envió en abril menos de 200 efectivos a la frontera a pedido del presidente Donald Trump. Eso fue antes de que se pusiese en marcha la caravana de migrantes centroamericanos que hizo que Trump enviase 5.000 soldados a la frontera.

El gobierno de Trump dice que la caravana agravará más todavía las demoras de un sistema de procesamiento de pedidos de asilo que ya está desbordado. El viernes Trump dispuso que toda persona que ingrese a Estados Unidos ilegalmente desde México quedará inhabilitada para solicitar asilo.

Luján Grisham, quien asumirá el 1ro de enero, sostuvo que Estados Unidos debe estar preparado para ofrecer ayuda humanitaria y para procesar las solicitudes de asilo, sin importar por dónde ingresen.

Se mostró escéptica respecto a las descripciones que hace Trump de la inmigración y de lo que sucede en la frontera.

“No confío en la información del presidente ni del Departamento de Seguridad Nacional, no la encuentro verosímil, en muchos, muchos sentidos”, declaró. “Si no recibo para enero información que me haga cambiar de parecer, sobre todo en relación con el envío de soldados a la frontera, me gustaría reconsiderar la presencia de la Guardia Nacional” allí.

Hizo sus comentarios en una conferencia de prensa en el Capitolio estatal, donde habló con Martínez, quien por ley no podía buscar otro mandato, sobre temas relacionados con la transición.

En una entrevista televisiva difundida el viernes, Luján Grisham atribuyó su victoria electoral a su prédica en torno a otro tema totalmente distinto: una reforma al sistema de educación pública del estado, con mejores sueldos para los maestros y acceso universal a guarderías y jardines de infantes.

Nuevo México, una ex colonia española donde los hispanos tienen una fuerte presencia política, prepara una transición sin precedentes entre dos gobernadoras hispanas con ideologías diferentes.

Martínez fue elegida en el 2010 y reelegida en el 2014. Fue la única gobernadora hispana y discrepó con la descripción que hizo Trump de los inmigrantes mexicanos cuando los tildó de delincuentes y violadores en su campaña presidencial. Posteriormente los dos hicieron las paces.

Luján Grisham cuestiona las políticas de Trump hacia la inmigración, incluida la expansión de los muros de la frontera con México, y prometió cambiar muchas cosas, incluida la forma en que se evaluó a los maestros bajo el gobierno de Martínez, las inversiones del estado, las energías renovables, el control de la venta de armas y la regulación de la marihuana, entre otras.

AP RADIO
Update hourly