PARÍS (AP) — Francia abandonó su divisivo plan de construir un aeropuerto cerca de Nantes, en el oeste del país, informó el primer ministro el miércoles y pidió a los activistas que han protestado contra el proyecto durante una década que abandonen su asentamiento improvisado.

Agencias de seguridad comenzaron a desplegar más agentes en el área antes del anuncio, uno de los más delicados desde que el presidente Emmanuel Macron asumió el puesto hace ocho meses.

"El proyecto de Notre-Dame-des-Landes será abandonado”, dijo el premier Edouard Philippe. "Es una decisión lógica, considerando el callejón sin salida donde se halla”.

Apuntó que los planes para el aeropuerto fueron elaborados hace 50 años y que “el debate debió haber concluido hace años”.

Philippe dijo que los activistas que han acampado durante años para protestar contra el aeropuerto en Notre-Dames-des-Landes deberán comenzar a despejar los caminos que han bloqueado o la policía intervendrá. Dio a los activistas hasta la primavera para retirar su campamento.

Los ocupantes del sitio celebraron la victoria, alzando los puños y descorchando botellas de champaña. La alcaldesa de Nantes, Johanna Roilland, dijo que el gobierno “cedió al chantaje y a las amenazas”.

Philippe dijo que la decisión fue un “dilema imposible” debido a las pasiones a favor y en contra del proyecto, pero que se trataba de calmar una situación volátil. Intentos previos de desalojar a los activistas desembocaron en choques violentos con la policía.

Los partidarios dicen que la ciudad necesita un aeropuerto más grande para estimular su futuro económico. Los ponentes dicen que es innecesario y que simboliza la globalización explotadora.

Philippe Grosvalet, presidente del departamento Loire-Atlantique, dijo a la televisora BFM que el gobierno “cedió al desorden”.

Agregó que la decisión del primer ministro “pisotea la democracia”, en referencia a un referéndum en 2016 en el que el aeropuerto de Notre-Dames-des-Landes recibió el respaldo de la mayoría.