AP NEWS
Related topics

Las fuerzas armadas de Venezuela son el foco de la escena

May 4, 2019
En esta foto publicada por la Oficina de Prensa de Miraflores el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la derecha, acompañado por su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, saluda a su llegada al fuerte Tiuna para una reunión con las tropas en Caracas, el jueves 2 de mayo de 2019. (Jhonn Zerpa / Oficina de Prensa de Miraflores vía AP)

CARACAS (AP) — El papel protagónico de las fuerzas armadas en la crisis venezolana está expuesto a plena luz del día este fin de semana, con el presidente Nicolás Maduro tratando de conservar su apoyo y el líder opositor Juan Guaidó intentando ganarlas para su bando.

Maduro apareció el sábado con gorra militar para observar el entrenamiento de soldados en la Academia Militar, al tiempo que la oposición se aprestaba a manifestarse frente a varios cuarteles para alentarlos a un alzamiento.

Guaidó, que se proclamó presidente interino en enero y es reconocido por más de 50 países, ha dicho reiteradamente que basta ganar a los militares para poner fin al mandato de Maduro, instalar un gobierno de transición y convocar a elecciones libres lo antes posible.

“Hoy nos movilizamos de forma cívica y pacífica a los puntos de concentración y unidades militares más cercanas en todo el territorio nacional”, dijo Guaidó a través de Twitter. El objetivo es llevar nuestro mensaje sin caer en confrontación ni provocaciones.

Pequeños grupos de manifestantes se movilizaron pacíficamente a los distintos cuarteles en Caracas para exhortar a los militares a desvincularse del gobierno de Maduro.

“Convoco a nuestra Fuerza Armada a posicionarse del lado de nuestra Constitución Nacional y de la transición pacífica para nuestra República. El momento de actuar es ahora”, dijo Guaidó en un documento que los adversarios del gobierno esperaban entregar a las tropas y que finalmente fue leído ante la negativa de los centinelas de recibir el escrito.

El documento ratificó el compromiso del líder opositor con el sector militar, que incluye desde una mayor atención al apresto operacional hasta mejoras socioeconómicas, entre otras reivindicaciones.

“Necesitamos contar con los militares para que esto cambie. Hoy no será, pero tengo fe que recordándoles que hay algo mejor, pronto los militares le dirán ya no más a Maduro”, dijo Dayanna Silva, una estudiante de 19 años.

Las movilizaciones se desarrollaron en su mayoría sin incidentes, salvo algunas excepciones constató AP.

Unos 150 manifestantes se acercaron con cautela a los cuerpos de seguridad que, con equipo antidisturbios, bloquearon las inmediaciones de La Casona -- que durante décadas fue la residencia oficial del presidente venezolano, pero Maduro optó por no vivir allí -- para presentar el documento. Tras una breve conversación, un agente de la Guardia Nacional tomó el documento e inmediatamente después se lo entregó a otro uniformado que lo quemó y dejó caer las cenizas al suelo.

“Bajo ningún concepto ni pretexto la Fuerza Armada ni órgano de seguridad serán chantajeados o comprados”, dijo el agente de la Guardia Nacional en una escena que destacó la creciente frustración entre los opositores.

“Es una humillación”, dijo el manifestante Benito Rodríguez.

La manifestante Andrea Palma, por su parte, afirmó que “ellos piensan que es una broma. No nos toman en serio. No están escuchando”.

En la ciudad occidental de Barquisimeto, en tanto, se registraron choques entre manifestantes y cuerpos de seguridad, que usaron gases lacrimógenos para impedir el paso hacia la 14ta. brigada de infantería y guarnición del estado del estado Lara.

El líder opositor sostiene que el mandato de Maduro es ilegítimo porque logró la reelección en mayo de 2018 en unos comicios fraudulentos.

Maduro, por su parte, alega que Guaidó forma parte de un complot dirigido por Washington para derrocarlo.

“O el imperio yanqui o la Venezuela chavista, ahí está el centro de la contradicción principal de esta época histórica”, dijo el mandatario a la tropa en un discurso difundido por la televisión estatal.

El mandatario acusó a Washington de pretender “recolonizar” a la América Latina y el Caribe y apoderarse de las riquezas de Venezuela mediante “una guerra de carácter no convencional” para debilitar su gobierno.

“Tienen una conspiración con mucho dinero para debilitar, para dividir y destruir la Fuerza Armada Nacional Bolivariana desde adentro con un grupo de traidores”, afirmó.

Una figura clave en el conflicto es el ministro de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, quien se unió a Maduro en la visita a los cadetes en Cojedes.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo que Padrino se había retirado de un plan, supuestamente en el último momento, para unirse a la oferta de Guaidó para derrocar a Maduro. Sin embargo, en declaraciones junto a Maduro el jueves, Padrino prometió lealtad al gobierno venezolano y habló con desdén de los supuestos esfuerzos detrás de escena para que los militares se alzaran, afirmando: “Pretenden comprarnos como si fuésemos mercenarios”.

En un posible signo de su propia debilidad, a pesar de contar con el aparente respaldo militar, el gobierno de Maduro no se ha movido para arrestar a Guaidó.

El 30 de abril, Guaidó encabezó un intento de revuelta militar junto a un puñado de agentes de los cuerpos de seguridad que se presentaron frente a una base aérea en Caracas para pedir a los militares que se sumen a sus esfuerzos por derrocar a Maduro.

Pese al amplio respaldo popular que tiene Guaidó y el rechazo al gobierno de Maduro, a quien muchos acusan de ser el responsable de la severa crisis política y económica que azota al país, el líder opositor no ha logrado minar el apoyo de los jefes castrenses ni lograr el alzamiento de importantes unidades militares.

Tras su llamamiento del martes se produjeron choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad que dejaron cinco muertos.

El Observatorio Venezolano de Conflictos Sociales añadió que más de 200 personas han resultado heridas.

___

El periodista de The Associated Press Christopher Torchia contribuyó a este despacho desde Caracas.