PARIS (AP) — Francia exhortó a Estados Unidos a que levante el embargo económico a Cuba durante la histórica visita que el presidente cubano Raúl Castro efectuó el lunes a París a fin de impulsar las relaciones económicas entre el país europeo y la isla caribeña.

La visita de Castro a Francia tiene lugar después del histórico acuerdo alcanzado en diciembre en París para aligerar la deuda externa de Cuba.

El presidente francés François Hollande, quien durante muchos años fue dirigente del partido socialista de Francia, recibió el lunes a Castro con un caluroso abrazo en el Palacio del Elíseo de París e inició el encuentro entre ambos con la exclamación en francés "¡Vive Cuba!" ("¡Viva Cuba!").

Ambos mandatarios prometieron desarrollar vínculos económicos, políticos y culturales en una conferencia de prensa conjunta.

Estados Unidos anunció la normalización de relaciones con Cuba en diciembre de 2014, pero todavía mantiene el embargo económico contra la isla.

Hollande dijo a la prensa que "el presidente (Barack) Obama debe seguir adelante y permitir que concluya este vestigio de la Guerra Fría". Francia ha exigido el levantamiento del embargo estadounidense desde 1991.

"Apreciamos la tradicional posición francesa a favor del levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, es el principal obstáculo al desarrollo de nuestro país y a las relaciones económico-comerciales", afirmó Castro.

"Ratificamos la voluntad de ampliar y diversificar las relaciones bilaterales con Francia en todas sus dimensiones: políticas, económicas, comerciales, financieras, y de cooperación académica y culturales", dijo Castro.

El presidente cubano tenía previsto asistir a una cena estatal en su honor horas después el lunes.

Castro, de 84 años, se encuentra en su primer viaje oficial a Europa desde que asumió en 2006 el cargo que ejercía su hermano Fidel. El presidente cubano hizo una escala breve el año pasado para reunirse con el papa Francisco.

Hollande fue el primer presidente francés que visitó Cuba en medio siglo cuando efectuó su viaje en mayo para fomentar el comercio.

En diciembre, el Club de París condonó 8.500 millones de dólares en interesas insolutos de Cuba, a cambio de una promesa de la isla de pagar 2.600 millones de dólares de préstamos de países desarrollados en el transcurso de un año y medio. Francia, a la que Cuba debe 4.000 millones en pagos atrasados, encabezó las negociaciones de los acreedores.

Un nuevo acuerdo bilateral sobre la deuda restante de Cuba con Francia, unos 390 millones de dólares (360 millones de euros) fue suscrito el lunes. Mediante el acuerdo, París aceptó convertir 212 millones de euros (230 millones de dólares) en un fondo que servirá a la financiación de proyectos franco-cubanos en la isla

Otro acuerdo permite a Francia abrir en La Habana una oficina de la Agencia Francesa para el Desarrollo. La institución financiera pública puede hacer préstamos al público y a organismos privados en apoyo a proyectos de desarrollo.

El martes, Castro se reunirá con el primer ministro Manuel Valls y la alcaldesa de París Anne Hidalgo. También visitará el Musee de l'Homme, un museo que exhibe etapas de la evolución humana. La delegación cubana también se reunirá con líderes empresariales franceses y con el jefe de la UNESCO.

Las empresas francesas buscan oportunidades de negocios en Cuba, especialmente en los sectores turístico, transporte, alimentos y trabajos ambientales.

El número de visitantes franceses aumentó en 2015 en 30% comparado a los años previos.