LOS ÁNGELES (AP) — Un hombre que baleó a dos policías, matando a uno de ellos, fue arrestado el sábado después de atrincherarse en un apartamento y mantener en alerta a un equipo SWAT por más de 15 horas, informaron las autoridades.

La policía de la ciudad de Pomona trató de detener al hombre aproximadamente a las 9:00 de la noche del viernes tras recibir una llamada que denunciaba a alguien manejando un vehículo de manera imprudente, pero el conductor se negó a parar su marcha, lo que dio inicio a una persecución, de acuerdo con agentes de la policía del condado Los Ángeles. El sujeto chocó durante la persecución y se refugió en un complejo de apartamentos.

Los agentes persiguieron al sospechoso, que disparó desde el otro lado de la puerta, impactando a uno de los policías, dijo el jefe policial de Los Ángeles, Jim McDonnell. Un segundo oficial trató de rescatar a su compañero herido y el agresor disparó de nuevo a través de la puerta, baleando al policía en el rostro, detalló McDonnell.

El agente Gregory Casillas de la Policía de Pomona, de 30 años y originario de Upland, murió. Su compañero fue sometido a una cirugía el sábado y se espera que se recupere, indicaron funcionarios.

"Dejó a su familia en su hogar para proteger a las de nosotros y su enorme sacrificio nunca será olvidado", declaró el jefe de la Policía de Pomona, Michael Olivieri, en una conferencia de prensa el sábado por la noche.

Casillas se incorporó al Departamento de Policía de Pomona, localidad a unos 48 kilómetros (30 millas) al este de Los Ángeles, como un especialista en registros en 2014. Luego trabajó como custodio y rindió juramento como agente de la policía en septiembre pasado. Le sobreviven su esposa y dos hijos pequeños.

El gobernador Jerry Brown ordenó que las banderas del Capitolio fueran izadas a media asta y subrayó que "el valiente sacrificio (de Casillas) nunca será olvidado".

Afuera de la oficina del forense del condado Los Ángeles, decenas de vehículos de la policía se alinearon en las calles y los agentes hicieron el saludo cuando el cuerpo de su compañero era trasladado al lugar en una procesión el sábado.

El agresor, cuyo nombre no ha sido revelado, se atrincheró en el apartamento por más de 15 horas mientras un equipo SWAT usaba granadas aturdidoras y cámaras para seguir sus movimientos al tiempo que negociadores en situaciones de crisis trataban de convencerlo de que se entregara.

El hombre fue arrestado y sacado del edificio vistiendo solamente calzoncillos.