SEÚL (AP) — Diego Valdés, integrante de la selección de Chile, se disculpó el martes por la controversia que causó en Corea del Sur antes del partido entre las selecciones de ambos países.

El mediocampista hizo un gesto considerado racista, al colocar sus dedos en los pliegues de sus ojos al posar con un hincha surcoreano para una foto tomada el lunes, que ha circulado ampliamente por la prensa surcoreana.

“En relación a la fotografía que está en redes sociales, nunca fue mi intención y pido las disculpas correspondientes si alguien se sintió ofendido con la situación”, publicó el volante del club mexicano Morelia mediante su cuenta de Instagram.

El seleccionador Reinaldo Rueda se negó a emitir declaraciones sobre el tema durante una conferencia de prensa previa al partido en el estadio mundialista de Suwon, al sur de Seúl.

“Esta conferencia de prensa es para hablar de fútbol”, dijo el estratega colombiano. “No estoy aquí para hablar de cosas que no se relacionan con el fútbol”.

No es la primera polémica que desata un jugador sudamericano en corea del Sur. En noviembre, el colombiano Edwin Cardona hizo un gesto similar al capitán surcoreano Ki Sung-yueng durante un partido amistoso, y la FIFA le impuso una suspensión de cinco partidos.