Después de varios días de capotear los inquietantes altibajos en Wall Street, los inversionistas tuvieron el jueves un día más tranquilo.

Bueno, en su mayor parte.

El mercado accionario sufrió una caída temprana pero recuperó la mayoría del terreno perdido a medida que el día avanzaba. A la hora del campanazo de cierre la mayor parte de los índices ya mostraban ganancias modestas.

A pesar de la jornada relativamente tranquila, muchos profesionales bursátiles dicen que los inversionistas no han visto el último de los amplios movimientos del mercado.

A los corredores les sigue inquietando que disminuya el crecimiento global y que Europa pudiera caer en otra recesión, lo cual dañaría las ganancias corporativas. Además están las muchas incertidumbres geopolíticas, desde los conflictos en Siria e Irak al impacto de la epidemia por el virus del ébola.

"La navegación ha sido demasiado suave, así que yendo hacia adelante, como mínimo, estamos otra vez en turbulencia normal", dijo Erik Davidson, subjefe de inversiones en el Wells Fargo Private Bank.

Los inversionistas obtuvieron un poco de estímulo el jueves de datos nuevos sobre el mercado laboral y de los informes más recientes sobre resultados corporativos. Las acciones de empresas de energía fueron las que más subieron después que el precio del petróleo repuntó, anotándose apenas su cuarta sesión con ganancias en un mes.

"Tuvimos algunas cifras económicas positivas que recordaron a todos que la economía tiene un desempeño bastante bueno", dijo Randy Frederick, un director administrativo de correduría y productos derivados en el Centro Schwab de Investigación Financiera.

Por otro lado, el número de personas que solicitaron ayuda por desempleo en Estados Unidos cayó a su nivel más bajo en 14 años la semana pasada, informó el Departamento del Trabajo, en un nuevo indicio de que el mercado laboral se está fortaleciendo.

Otro signo de disminución de ansiedad fue que el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió después de haberse desplomado la jornada previa.

El promedio industrial Dow Jones se hundió hasta 206 puntos en la primera hora de transacciones, pero una hora más tarde comenzó a subir, y luego osciló dentro de un rango pequeño durante el resto del día. Los movimientos fueron semejantes a los de las transacciones del miércoles, cuando el Dow cayó hasta 460 unidades y luego recuperó bastante terreno para cerrar con una pérdida de 173 puntos.

El Dow ganó el jueves 24,50 unidades (0,2% ), a 16.117,24.

El Standard & Poor's 500 avanzó 27 centésimas de punto (0,01% ) a 1.862,76, mientras que el indicador compuesto Nasdaq ganó 2,07 unidades (0,01% ), a 4.217.39 puntos.

El índice S&P 500 ha avanzado 0,8% en el año, mientras que el Nasdaq ha subido 1%. Un día antes, ambos indicadores registraban pérdida en 2014. El Dow ha disminuido 2,8% en el año.

Las acciones de compañías pequeñas también repuntaron. El índice Russell 2000 sumó 13,36 puntos (1,3% ), a 1.085,81. El indicador ha perdido 6,7% en el año.

Los inversionistas fueron alentados por las ganancias de Delta Air Lines, que el jueves reportó resultados superiores a los pronosticados por los analistas. La acción, que ha sido golpeada esta semana entre preocupaciones por el posible impacto de las epidemias de ébola sobre las reservaciones de vuelos, subió 94 centavos (2,9% ), a 33,32 dólares.

La mitad de los 10 sectores que conforman el índice S&P 500 subieron, encabezados por un alza de 1,7% en las acciones del sector energético al avanzar el precio del crudo después de un desplome reciente.

Los rendimientos en la deuda gubernamental se estabilizaron. El del bono del Tesoro a 10 años subió a 2,15% de 2,14% el miércoles por la tarde.