XALAPA, México (AP) — Hombres armados ingresaron el martes en una escuela primaria durante un festival navideño y mataron a balazos al reportero Gumaro Pérez, quien es _por lo menos_ el décimo periodista asesinado en México en lo que va del año, en lo que los expertos han descrito como una crisis para la libertad de expresión.

Decenas de padres y niños estaban presentes en el momento en que le dispararon a Pérez, quien asistía al evento navideño en la escuela de su hijo en la localidad de Acayucan, informó el coordinador de seguridad del estado de Veracruz, en la costa del Golfo de México.

Pérez, de 34 años, cubría la nota roja para varios medios locales y era fundador del sitio de noticias La Voz del Sur. También trabajaba para el gobierno local.

La víctima estaba integrada a un programa estatal diseñado para proteger a los periodistas que realizan ciertas coberturas de “alto riesgo”, pero que es independiente del programa federal conocido como “mecanismo” que les brinda medidas a los reporteros, como botones de alerta en sus celulares y seguridad en sus domicilios.

“Estaba incorporado al programa preventivo de cobertura segura de esta Comisión desde 2015, que se refiere a los mecanismos para reporteo que disminuyen el peligro en eventos de alto riesgo”, indicó la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas en un comunicado. “Sin embargo, lamentablemente, no había hecho de nuestro conocimiento haber recibido amenazas que pusieran en riesgo su integridad”.

La presidenta de la comisión, Ana Laura Vázquez, dijo que el grupo seguirá de cerca la investigación e hizo un llamado al gobierno estatal para localizar a los responsables y resolver el caso.

Adelina Mendoza, la viuda de Pérez, dijo en una entrevista publicada por la filial local del sitio noticioso E-Consulta, que durante el último año le rogó a su esposo que dejara el periodismo y abrieran juntos un restaurante, pero él se negó.

Narró a E-Veracruz.mx que Pérez llegó a tiempo al festival navideño y planeaba quedarse a acompañar a su hijo para que ella pudiera dejar antes el evento.

Mientras Pérez estaba dentro del aula, “me salí y mi hijo se salió con sus compañeritos”, dijo Mendoza al sitio web. “Lo abracé, le di un beso porque yo ya me iba, y en eso escuché los disparos, pero pensé que eran cohetes que algún niño había llevado al salón”.

“Sí que dios sabe cómo hace las cosas, porque mi hijo en ningún momento vio morir a su papá”, declaró.

El gobernador Miguel Ángel Yunes condenó el ataque y ordenó a la policía estatal dar protección a la familia del periodista.

La embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, publicó un mensaje en Twitter en donde se dijo ofendida por la muerte de Pérez a manos de “cobardes asesinos”.

“No se mata la verdad matando periodistas”, tuiteó la embajadora.

México es una de las naciones más peligrosas del mundo para la práctica del periodismo, y en ese sentido, Veracruz, asediado por la violencia del narcotráfico y la corrupción, es percibido como el peor estado, al registrar varios homicidios durante el año.

Uno de ellos es el de Cándido Ríos, un reportero del Diario de Acayucan que murió baleado el 22 de agosto en una tienda ubicada en una gasolinera sobre una autopista a 40 kilómetros (25 millas) de Acayucan, a pesar de estar inscrito en el programa de protección federal.

El 19 de marzo, el columnista Ricardo Monlui fue asesinado en la localidad de Yanga, cerca de la ciudad de Córdoba, Veracruz, al salir de un restaurante acompañado de su esposa y su hijo. Aparentemente su agresor estuvo afuera del lugar esperando a que saliera.

Además, Armando Arrieta Granados, editor del diario La Opinión de Poza Rica, también en Veracruz, sufrió heridas de gravedad durante un tiroteo frente a su casa a finales de marzo.

Según con la Comisión para la Protección de Periodistas, con sede en Nueva York, van 95 periodistas asesinados en México desde 1992. Se ha confirmado que en 43 de los casos el motivo estuvo directamente relacionado con su trabajo, incluidos seis en 2017, la cifra anual más alta durante ese periodo, dijo el grupo.

___

El periodista de The Associated Press Peter Orsi en la Ciudad de México contribuyó a este despacho.