JERUSALÉN (AP) — La policía israelí interrogó el martes al primer ministro del país, Benjamin Netanyahu, como parte de un caso de conflicto de intereses vinculado a la compra de submarinos alemanes valorizados en 2.000 millones de dólares y a algunos de los allegados más cercanos del líder israelí.

Varios agentes fueron a la residencia oficial de Netanyahu y luego dijeron en un comunicado que lo interrogaron durante varias horas sobre el caso, en el que él no es considerado sospechoso. Fue la primera vez que él es interrogado en este caso específico, agregaron.

Originalmente se preveía que Netanyahu sería interrogado como sospechoso en un caso aparte de corrupción, que involucra a la gran empresa israelí de telecomunicaciones Bezeq. Dos personas cercanas al mandatario han sido arrestadas bajo sospecha de impulsar regulaciones que supusieron cientos de millones de dólares para Bezeq.

A cambio, el sitio web de noticias de la empresa, Walla, habría hecho una cobertura positiva de Netanyahu. Los dos detenidos se han convertido en testigos del estado.

Pero la policía dijo después que investigadores habían interrogado a Netanyahu solo por el asunto de los submarinos.

El abogado personal de Netanyahu, quien también es su primo, representó a la firma alemana involucrada y se sospecha que usó su influencia sobre el primer ministro a cambio de una buena tajada del acuerdo.

La policía ha recomendado que se procese a Netanyahu por cargos de soborno, fraude e incumplimiento fideicomisario en otros dos casos. Uno involucra acusaciones de que él recibió regalos de magnates comerciales. El otro sostiene que el primer ministro ofreció al editor general de un diario aprobar una ley que hubiera debilitado a un periódico rival a cambio de más cobertura favorable.

Netanyahu ha negado varias veces haber obrado mal, desestimando las acusaciones como cacería de brujas orquestada por medios de comunicación hostiles.

___

Esta historia ha sido corregida para mostrar que Netanyahu fue interrogado en un caso que involucra la compra de submarinos alemanes valorizados en 2.000 millones de dólares, no en el caso de corrupción sobre la gran empresa israelí de telecomunicaciones Bezeq.