NUEVA YORK (AP) — El gobierno venezolano y su petrolera estatal PDVSA incumplieron oficialmente el pago de bonos por miles de millones de dólares, el capítulo más reciente del profundo colapso financiero del país sudamericano.

La Asociación Internacional de Permutas y Derivados, un grupo de banqueros y corredores que determina si una entidad como Venezuela realizó los pagos de sus deudas a tiempo, votó el jueves que el país había incumplido.

La votación desencadenará lo que se conoce como un “evento crediticio” sobre los valores como las permutas de incumplimiento crediticio, que los inversionistas compran como un tipo de seguro contra posibles moras. El grupo de 15 miembros ahora debe decidir cómo resolverá los swaps.

Dos agencias de clasificación, Fitch y Standard & Poor’s, ya habían determinado esta semana que el gobierno de Venezuela incurrido en moratoria.

Los bonos de PDVSA se comercializaban a 26,5 centavos de dólar, a comparación de los casi 30 centavos en septiembre, de acuerdo con FactSet.

La deuda de Venezuela se disparó a más de 120.000 millones de dólares bajo el mandato del difunto presidente Hugo Chávez, debido a que el gobierno gastó mucho dinero en programas sociales mientras que los precios del petróleo eran altos. Alrededor de la mitad de su deuda es en forma de bonos denominados en dólares.

Una caída en los precios del petróleo y una mala gestión colapsó a la economía venezolana y provocó que hubiera escasez de alimentos y otros suministros básicos, además de una inflación de tres dígitos.

En una reunión con inversionistas el lunes, el vicepresidente Tareck El Aissami intentó asegurar a los acreedores que las deudas del país serán pagadas. Pero los asistentes a la reunión dijeron que no sabían de ningún plan concreto para reorganizar la deuda.