AP NEWS
Related topics

Derecha plantea medidas para frenar a separatistas catalanes

March 31, 2019
1 of 3
Un manifestante lanza tablas en una barricada incendiada durante una protesta contra un acto del partido derechista español Vox en Barcelona, España, el sábado 30 de marzo de 2019. (AP Fto/Manu Fernandez)

BARCELONA (AP) — La crisis separatista de Cataluña que asuela a España desde la fallida intentona independentista de la rica región hace dos años augura tener un papel central en las elecciones nacionales del 28 de abril.

Mientras los socialistas en el poder encabezados por el presidente del gobierno español Pedro Sánchez intentan concentrarse en asuntos sociales, los partidos de oposición derechistas compiten entre ellos para ver cuál adopta la postura más enérgica frente a los secesionistas.

Estos incluyen al partido derechista Vox relativamente nuevo, que espera ganar mayor apoyo entre los electores con el compromiso de aplastar al movimiento separatista despojando al gobierno de Cataluña de sus facultades y centralizando de nuevo el control en Madrid, la capital.

Miles de simpatizantes participaron el sábado en un acto político de Vox en el centro de Barcelona, la ciudad más grande de Cataluña, en el noreste de España.

Muchos ondeaban banderas españolas y saludaron al dirigente de Vox, Santiago Abascal, con gritos de “¡Presidente! ¡Presidente!” cuando se presentó en el escenario.

“¡Cataluña no es una nación! Es algo mucho más importante; ¡Es parte de España!”, declaró Abascal el sábado ante la multitud.

Abascal censuró el intento de los legisladores separatistas catalanes de declarar la independencia en 2017, una decisión catastrófica que desató la peor crisis constitucional de España en casi cuatro décadas. Los dirigentes del movimiento separatista están siendo enjuiciados en la Corte Suprema o están prófugos tras huir de España.

“Lo más sagrado es la unidad”, agregó Abascal. “Suspenderemos la autonomía, intervendremos en la Generalidad, además de proscribir a los separatistas”.

Grupos separatistas catalanes enfrentaron la presencia polarizadora de Vox con protestas, pero las movilizaciones derivaron en actos de violencia. Los manifestantes lanzaron objetos y quemaron madera en las calles además de enfrentarse a policías antidisturbios, desplegados para mantenerlos separados del acto de campaña.

La policía catalana indicó que arrestó a siete manifestantes, tres de ellos por agredir a una persona que iba a la movilización nacionalista. La policía añadió que cinco personas, entre ellas un agente, sufrieron heridas leves.

El público que asistió al acto de Abascal fue pequeño en comparación con las manifestaciones de cientos de miles que reunieron los separatistas durante años en la región, donde los electores están divididos en partes casi iguales en el tema de la secesión, según los resultados de las elecciones locales más recientes.

A Vox le funcionó su discurso enérgico contra Cataluña en las elecciones regionales en Andalucía en diciembre, cuando se convirtió en el primer partido derechista que obtiene escaños legislativos desde que España instaló una democracia tras la muerte del dictador general Francisco Franco en 1975.