AP NEWS
Related topics

Rivales cristianos en guerra civil libanesa se reconcilian

November 14, 2018

En esta foto distribuida por la oficina de prensa del grupo Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, líder del grupo, derecha, estrecha la mano de Sleiman Frangieh, del rival Partido Marada, poniendo fin a décadas de sangrienta hostilidad. Entre ellos, el patriarca maronita cardenal Bechara al-Rai, quien actuó como mediador. En Bkirki, Líbano, miércoles 14 de noviembre de 2018. (Aldo Ayoub/Lebanese Forces media office via AP)

BEIRUT (AP) — Dos destacados líderes cristianos libaneses se reconciliaron el miércoles luego de décadas de enemistad provocada por una gran masacre durante la guerra civil de 1975-1990.

Samir Geagea, del grupo Fuerzas Libanesas, y Sleiman Frangieh, del Partido Marada, se estrecharon la mano y se besaron en la mejilla en la sede de la Iglesia Cristiana Maronita, al norte de Beirut. La reconciliación fue mediada por el cardenal Bechara al-Rai, titular de esa iglesia, la más grande de Líbano.

Geagea y Frangieh se habían reunido anteriormente, pero el miércoles marcó el fin de una rivalidad enconada y manchada de sangre.

“Es tan bueno que los hermanos se sienten juntos. Les doy la bienvenida con oraciones, cuando la felicidad llena mi corazón y el corazón de todos los libaneses”, dijo el prelado después del encuentro de los líderes frente a la prensa.

Ambos son maronitas y tienen aspiraciones presidenciales. Ambos también tienen relaciones tensas con el ministro del Exterior, Gibran Bassil, otro aspirante a la presidencia y dirigente del Movimiento Patriota Libre fundado por el presidente Michel Aoun. Bajo el sistema de poder compartido libanés, el presidente debe ser cristiano maronita.

Frangieh es amigo estrecho del presidente sirio Bashar Assad y aliado de la milicia Jezbolá, en tanto Geagea es partidario de la coalición occidental occidental y saudí y un fuerte crítico de Assad y de Sayyed Hassan Nasrallah, el líder de Jezbolá.

En 1978, miembros de la principal milicia cristiana mataron al padre, la madre y la hermana de Frangieh y 30 milicianos y partidarios de Marada.

Geagea condujo el asalto, pero sufrió heridas graves y se retiró de la contienda.

La semana pasada, Frangieh se reunió con familiares de los muertos hace cuatro décadas y preguntó su podía proceder con la reconciliación y recibió su apoyo.

Al cabo de la reunión, Geagea dijo a la prensa: “Hoy es un día hermoso ¿Qué más necesitamos? Es un día blanco, un día histórico”. Frangieh se limitó a decir: “hoy abrimos una nueva página”.

AP RADIO
Update hourly