LONDRES (AP) — La primera ministra Theresa May dijo el viernes a los británicos que deberán enfrentar la "dura realidad" del Brexit, con menor acceso a los mercados de la Unión Europea una vez que salga del bloque.

Sostuvo, empero, que es posible llegar a una futura relación con beneficios mutuos y exhortó a los líderes europeos a colaborar con ella para lograr una "sociedad económica audaz y completa".

En una respuesta a los detractores que acusan al gobierno de desconocer las duras realidades que conllevan la salida de la UE, May dijo que Gran Bretaña aspira al "acuerdo más amplio y profundo que sea posible, que cubra más sectores y con una cooperación más plena que la de cualquiera de los acuerdos de libre comercio que existen actualmente en el mundo".

Dijo que el objetivo británico post-Brexit es "una sociedad económica audaz y exhaustiva con nuestros vecinos en la UE y más allá para fomentar acuerdos comerciales con naciones alrededor del mundo".

Sin embargo, otros miembros de la UE podrían interpretar que Gran Bretaña quiere aprovechar los beneficios de la membresía en la UE, algo que los dirigentes del bloque le han advertido reiteradamente que no puede hacer.

La salida debe consumarse antes de marzo de 2019, pero las partes aún deben negociar acuerdos de comercio, seguridad, aviación y una multitud de sectores adicionales.

Los líderes de la UE han advertido que la aspiración de May a conservar lazos estrechos después de abandonar el mercado único y la unión aduanera es imposible de realizar.

En un discurso dirigido a un pueblo británico que no se pone de acuerdo sobre si el Brexit es conveniente, May reconoció que el acceso a los mercados europeos "será menor de lo que es ahora".

"Esta es una negociación y ninguno de nosotros puede tener exactamente lo que quiere", dijo en el discurso desde Mansion House, la residencia del alcalde de Londres.

Sin embargo, indicó que Gran Bretaña está dispuesta a hacer grandes concesiones para conseguir lo que llamó el acuerdo de libre comercio más ambicioso del mundo.

"Los estándares regulatorios del Reino Unido y la UE seguirán siendo esencialmente similares en el futuro" para garantizar que no haya necesidad de aranceles u otros obstáculos a la circulación libre de bienes, dijo May.

Dijo que el "pensamiento audaz y creativo" puede crear soluciones para el comercio de servicios y otros sectores.

May sostuvo que Gran Bretaña quiere seguir siendo miembros de algunos organismos de la UE, como los que rigen los medicamentos y la aviación, y que está dispuesta a pagar por ello y someterse a sus normas.

Dirigiéndose a la UE, dijo: "Nosotros sabemos qué queremos. Comprendemos sus principios. Compartimos el interés en hacer las cosas bien. Pongámonos en marcha".