AMÁN, Jordania (AP) — El jefe humanitario de Naciones Unidas pidió el lunes acceso inmediato para entregar productos de primera necesidad a los 50.000 sirios varados en la cerrada frontera con Jordania, en medio de reportes sobre la escasez de comida.

El "acceso a la comida es precario” para los sirios desplazados en el campamento de Rukban, ubicado en el desierto, dijo Mark Lowcock en una intervención ante el Consejo de Seguridad de la ONU desde Jordania el lunes en la noche.

Según cooperantes, los envíos comerciales de comida a Rukban cayeron drásticamente desde el verano, luego del avance de las fuerzas del gobierno de Siria en la zona.

Los precios en el mercado negro se han disparado y la malnutrición, tanto moderada como aguda, entre los niños pequeños va en aumento, agregaron.

Los envíos de alimentos que efectúa la ONU desde Jordania han sido esporádicos. Amán se resiste a realizar envíos regulares citando preocupaciones de seguridad.

Las agencias de la ONU "están esforzándose en todos los sentidos" para intentar llevar la ayuda a Siria, apuntó Lowcock.