LOS ANGELES (AP) — Harvey Weinstein ha sido expulsado del grupo que entrega los Oscar y su salida del sindicato de productores es una formalidad a estas alturas, pero ahora surgen preguntas sobre qué hacer con los otros miembros conflictivos que siguen siendo parte de las organizaciones más prestigiosas de la industria.

Antes del sábado la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas había revocado su membresía a una sola persona, y eso fue por prestar videos de los premios. Y antes del lunes las únicas personas que había perdido su lugar en el Sindicato de Productores de Estados Unidos lo habían hecho por falta de pagos. Ahora ambas organizaciones han abierto una caja de pandora al expulsar a Weinstein por su conducta después de que más de tres decenas de mujeres lo acusaran por abuso y acoso sexual, incluyendo algunas de las actrices más famosas de Hollywood.

“La gente reconoció que esta era una decisión extremadamente importante de parte de la Academia”, dijo la miembro de la junta directiva de la academia y presidenta de Lucasfilm Kathleen Kennedy a The Associated Press el lunes. "Creo que tomaron la decisión correcta”.

La academia dijo que la medida se tomó, en parte, para “enviar un mensaje sobre que la era de ignorancia obstinada y complicidad vergonzosa con el comportamiento sexual predatorio y el acoso en los empleos en nuestra industria se ha acabado”. La junta también busca establecer los estándares éticos que deberán seguir sus miembros.

Las implicaciones de estas medidas podrían ser grandes para la academia de más de 8.400 integrantes. ¿Qué pasará con Roman Polanski, quien ganó el Oscar pero también se declaró culpable en la década de 1970 de embriagar, drogar y violar a una niña de 13 años? ¿O con Bill Cosby, quien ha enfrentado decenas de acusaciones por abuso sexual?

La lista de miembros de la academia no es pública y por eso se asume incorrectamente que algunas personas podrían ser miembros. Woody Allen no lo es, por ejemplo.

“Tendremos que revisar qué significa eso para el futuro, qué tipo de cambios, que cláusulas morales necesitamos poner en las directrices de la academia”, dijo Kennedy. "Y estoy segura de que el próximo paso será que tendremos que revisar a esas otras personas”.

El escrutinio sobre miembros potencialmente problemáticos se ha convertido en una especie de chiste oscuro. Por ejemplo, John Oliver habló sobre la organización detrás de los Oscar esta programa en su programa de HBO.

“Finalmente el grupo que tiene entre sus miembros actuales a Roman Polanski, Bill Cosby y Mel Gibson descubrió al tipo que ha tratado mal a las mujeres y lo corrió”, dijo Oliver el sábado. “Así que felicidades Hollywood. Nos vemos en los próximos Oscar cuando, y es verdad, Casey Affleck entregue el premio a la mejor actriz”.

Ni la academia ni el sindicato de productores respondieron a las solicitudes de entrevistas que se les hicieron.

El presidente de la academia John Bailey dijo en un memorando a sus miembros enviado el martes que la organización “no puede ser y no será una corte inquisidora, pero seremos parte de una iniciativa mayor para definir estándares de comportamiento y apoyar a las mujeres vulnerables y hombres que podrían correr riesgos personales y profesionales por violaciones a los estándares éticos de parte de sus compañeros de trabajo”.

La academia también ha realizado esfuerzos recientes para lograr una mayor diversidad entre sus miembros.

“La academia está cambiando, todo está cambiando”, dijo Laura Dern, quien es una de sus integrantes. "Ojalá avancemos y más y más cosas cambiarán. Y no habrá tolerancia para un comportamiento inadmisible, para el abuso de poder no sólo contra las mujeres sino contra los hombres también, en nuestra industria y en otras”.

___

El reportero Ryan Pearson contribuyó a este despacho.