MADRID (AP) — Miles personas formaron el domingo una cadena humana de más de 200 kilómetros (124 millas) de largo para tener el derecho de decidir sobre la independencia del País Vasco.

Los manifestantes se tomaron de las manos o extendieron bufandas entre ellos para formar la cadena humana, que conectaba las ciudades de San Sebastián, Bilbao y Vitoria, la capital de la comunidad autónoma.

Las bufandas tenían escrito la frase en vasco: “Está en nuestras manos”.

Los organizadores informaron que 175.000 personas participaron, incluidos políticos independentistas vascos y catalanes, así como activistas. La policía no ofreció una cifra oficial de participantes.

La manifestación ocurrió un mes después de que el grupo extremista vasco ETA anunció su disolución.

El gobierno central de España se ha rehusado a permitir un referendo oficial sobre la secesión de la región de Cataluña, cuyos líderes hicieron una fallida declaración de independencia el año pasado.