KABUL (AP) — Un atacante suicida mató a un concejal de la provincia nororiental de Kunar, mientras que un tiroteo de horas en la localidad vecina de Badakhshan dejó cuatro civiles muertos y otros ocho heridos, dijeron el viernes funcionarios en Afganistán.

El concejal Shahwali Hemat se dirigía al cementerio para asistir a un funeral cuando un terrorista suicida se acercó a él y explotó su dispositivo, dijo a The Associated Press el vocero policial Farid Dihqan. Una segunda persona también murió en la explosión y otra resultó herida. Nadie se responsabilizó de inmediato del ataque, pero los talibanes están activos en la provincia de Kunar.

En las imponentes montañas de la provincia de Kunar también se esconden milicianos paquistaníes, entre ellos Mullah Fazlullah, el líder talibán que se cree dirigió el ataque contra Malala Yousafzai, la joven laureada con el Nobel de la Paz y promotora de la educación de las niñas en todo el mundo. Yousafzai está en Pakistán en estos días, su primera visita a casa desde el tiroteo en 2012.

Pakistán y Afganistán se acusan mutuamente de albergar a combatientes enemigos del otro.

También el viernes, Asadullah Mujadedi, un jefe de policía en la provincia de Badakhshan, en el norte del país, dijo que cuatro civiles murieron y otros ocho resultaron heridos durante un tiroteo entre las fuerzas de seguridad afganas y los talibanes.

Mujadedi detalló que la batalla comenzó después de que las fuerzas de seguridad lanzaron una operación de limpieza en el distrito Jurm. Armados con morteros y ametralladoras, los talibanes dispararon desde el interior de las casas en una batalla que duró todo el jueves.

El Talibán afirmó el viernes en un comunicado que un número significativamente mayor de civiles murió en el tiroteo y culpó al gobierno por los decesos.