ASUNCIÓN (AP) — Una tarjeta roja señalada hace casi tres años dejó a Independiente de Argentina con un pie adentro en los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Independiente fue acreditado con la victoria 3-0 ante Santos por la alineación indebida del volante uruguayo Carlos Sánchez por parte del club brasileño en el partido de ida de los octavos de final.

La Conmebol anunció el fallo el martes, apenas nueve horas antes del duelo de vuelta en el estadio Pacaembú, de Sao Paulo. Santos dijo que apelará la decisión.

Los equipos empataron 0-0 en la ida en Buenos Aires el 8 de agosto.

Sánchez estaba suspendido por un partido desde noviembre de 2015, cuando integraba a River Plate y fue expulsado en cotejo contra el también argentino Huracán por la Copa Sudamericana. El partido ante Independiente fue su primero bajo la jurisdicción de la Confederación Sudamericana desde entonces, ya que tras ese duelo pasó al Monterrey de México.

Según un comunicado de la Conmebol, Independiente presentó su reclamo dentro del plazo de las 24 horas tras el partido. Santos hizo su defensa pero el tribunal falló a favor del cuadro argentino.