AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Espinosa gana medalla en Lima, pero no la que esperaba

August 2, 2019
Paola Espinosa (izquierda) y Dolores Hernández compiten por México en la final de clavados sincronizados desde el trampolín de tres metros, en los Juegos Panamericanos de Lima, el jueves 1 de agosto de 2019 (AP Foto/Fernando Vergara)
Paola Espinosa (izquierda) y Dolores Hernández compiten por México en la final de clavados sincronizados desde el trampolín de tres metros, en los Juegos Panamericanos de Lima, el jueves 1 de agosto de 2019 (AP Foto/Fernando Vergara)

LIMA (AP) — Paola Espinosa obtuvo el jueves una 14ta medalla panamericana. Y aunque fue de bronce, la clavadista mexicana consideró que tendrá un lugar especial en su vasta colección.

Espinosa y su compañera Dolores Hernández no pudieron repetir lo que hicieron hace cuatro años en Toronto, donde se alzaron con el oro. Debieron conformarse con la presea de bronce en la prueba de sincronizados desde el trampolín de tres metros de los Juegos Panamericanos de Lima.

La pareja mexicana totalizó 285 puntos luego de cinco ejecuciones y fue superada por las estadounidenses Sarah Bacon y Brooke Schultz, quienes tomaron la plata con 290,1, mientras que las canadienses Jennifer Abel y Pamela Ware se apoderaron del oro con 306,9.

Las canadienses ya habían derrotado a las mexicanas apenas hace un mes en el Mundial de Gwanju, Corea del Sur, donde conquistaron la medalla de plata mientras que Espinosa y Hernández se quedaron con el bronce.

“Esta medalla me sabe muy bien porque son mis quintos juegos y con ella sigo escribiendo una gran historia para mí, llenándola de buenos resultados”, dijo Espinosa al finalizar la prueba y con su bronce colgando del cuello. “Lo tomo con mucha ilusión porque es un paso más para lo que quiero, que es ir a los próximos Juegos Olímpicos”.

Para Espinosa, la competencia del jueves fue probablemente una de sus últimas en una piscina de una justa continental, donde vivió una ilustre carrera que la vio convertirse en la competidora mexicana más laureada de la historia.

Espinosa aún competirá en la prueba individual de un metro y en la de tres.

La estrella del estado noroccidental de Baja California Sur, quien cumplió 33 años en la víspera, arribó al Centro Acuático de Lima con la mirada puesta en aumentar su colección de medallas continentales que actualmente está compuesta de ocho oros, obtenidos en los Panamericanos de Rio 2007 (3), Guadalajara 2011 (3) y Toronto 2015 (2)

Espinosa además tenía tres medallas de plata y dos de bronce, en una larga e ilustre trayectoria dentro de las justas panamericanas, que comenzó en Santo Domingo 2003.

“Es un metal que me sabe muy bien, especialmente un día después de que fue mi cumpleaños y el de mi hija Ivana, el volver a estar en unos Panamericanos me pone contenta y ahora, a pensar en las pruebas que me quedan”, dijo Espinosa, quien hace un par de años dio a luz a su primogénita.

Por primera vez, Ivana la vio competir en este nivel de competiciones, aunque el año pasado ya estuvo con ella en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla.

“Me pone feliz el tenerla acá y que me vea pelear por las medallas, no fue la de oro pero es un buen resultado, por eso cuando la vi la abracé muy fuerte porque el resultado es también por ella”, dijo Espinosa, quien fue además medallista en Beijing 2008 y Londres 2012. En Río arañó un bronce en la prueba de plataforma individual y acabó cuarta.

Después de sus últimos Olímpicos, la atleta decidió abandonar la plataforma para regresar al trampolín, una prueba que no le es ajena.

“La decisión fue buena, creo que lo hago muy bien, tengo mi historia también en tres y era lo mejor para mi carrera, puedo seguir contribuyendo con medallas a lo que ha logrado la delegación mexicana en Lima”, añadió.

El resultado sería sin embargo un revés para las esperanzas del equipo de clavados mexicano, que llegó a los Panamericanos entre promesas de sus dirigentes de conquistar seis medallas de oro para superar lo hecho en Toronto 2015, cuando se llevó cinco preseas doradas.

Como anfitriones, los mexicanos arrasaron con la disciplina en Guadalajara 2011 donde ganaron ocho de las 12 medallas en disputa.

Los clavados son una de las disciplinas con más tradición en México y se han convertido en la que más medallas olímpicas ha aportado a lo largo de la historia con 14.

La elección de Espinosa para el equipo que fue elegido para los Panamericanos estuvo rodeada de la polémica porque la Federación Mexicana de Natación realizó un control interno para realizar la designación y nunca dio a conocer la metodología que empleó para conformar a la escuadra.

“Críticas siempre van a haber”, dijo Espinosa. “Pero yo sigo dando resultados para mi país, pero principalmente para mí”.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.