SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — Advertencia de la FIFA a los hinchas de México y Chile en la Copa Confederaciones: nada de gritos ofensivos hacia la comunidad gay durante la Copa Confederaciones.

El organismo rector anunció que implementará una supervisión más estricta para evitar incidentes ofensivos en el torneo que comienza el sábado, y quiere que los árbitros detengan los partidos si los fanáticos insisten en corear una palabra popularizada por los mexicanos en el fútbol latinoamericano.

La secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, dijo el viernes que atajar este tipo de problema es “exactamente el propósito” de las medidas antidiscriminación que implementarán en el campeonato que sirve como ensayo para la Copa del Mundo.

“Los fanáticos tienen que entender que ponen en riesgo el partido al negarse a respetar las reglas del juego limpio”, dijo Samoura en una rueda de prensa en la víspera del partido inaugural entre Rusia y Nueva Zelanda.

México debuta el domingo ante Portugal, en Kazán, y Chile juega ese mismo día ante Camerún, en Moscú.

Ambas selecciones han sido multadas por la FIFA un total de 17 veces combinadas por los cánticos ofensivos de sus seguidores durante partidos por las eliminatorias para el Mundial del próximo año. Los hinchas gritan un término peyorativo hacia la comunidad gay cuando el portero del equipo contrario realiza un saque de meta.

En México, la federación nacional y distintos medios han lanzado una campaña para erradicar el grito en los partidos de la selección. Los mensajes no han tenido éxito.

“Para el mexicano no es un grito con afán de ofender o de caer en el racismo, es un grito que incluso entre amigos nos llamamos así”, explicó Miguel Layún, mediocampista de México, tras una sesión de entrenamiento en Kazán, Rusia “Pero al final, ojalá que se pueda... buscar una solución para que no pueda terminar esto en una suspensión de un juego”.

La federación chilena ha sido multada 210.000 dólares y no podrá jugar cuatro partidos en su Estadio Nacional en Santiago, mientras que su contraparte mexicana ha recibido multas por 120.000.

"Hemos platicado entre nosotros y el sentimiento es que no va a parar el grito”, señaló en Kazán el hincha mexicano Gabriel Galván, uno de los líderes de la barra mexicana La Ola Verde que sigue a la selección en torneos internacionales. “Nadie cree que realmente vayan a parar un partido".

Samoura dijo que las advertencias que se realizarán por los altavoces de los cuatro estadios antes de los partidos en la Copa Confederaciones pueden dar pie a los árbitros a detener y hasta dar por terminado un encuentro.

“Si las sanciones y la educación no funcionan, entonces tenemos que llevarlo más allá”, dijo la funcionaria, quien dijo tienen preparado un mensaje en contra del racismo del exfutbolista Diego Maradona, que será presentado el sábado.

El protocolo implementado ahora por la FIFA ha sido utilizado desde hace varios años por la UEFA, y quedó en evidencia en la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania cuando el delantero de Italia, Mario Balotelli, dijo que iba a irse de la cancha si era insultado por los hinchas por ser negro.

En los partidos de la liga rusa se reportaron 89 incidentes de racismo y de ultraderecha la temporada pasada.

“Agradecemos a la FIFA”, dijo el viceministro ruso Vitaly Mutko. “Le damos la bienvenida a esta decisión que implementa un sistema estricto”.

Sin embargo, Mutko insinuó que el racismo en el fútbol ya no es un problema endémico en Rusia.

“No vemos ningún gran problema aquí”, dijo el también encargado del comité organizador del Mundial. “Este es un problema que no es meramente ruso. Existe en todos lados”.

___

Carlos Rodríguez contribuyó con este despacho desde Kazán, Rusia.