AP NEWS
Related topics

Tifón azota costa noreste de Filipinas

September 14, 2018
1 of 2

Fuertes lluvias y vientos del tifón Mangkhut azotan la ciudad de Tuguegarao, en la provincia de Cagayan, en el noreste de Filipinas, el sábado 15 de septiembre del 2018. (AP Foto/Aaron Favila)

TUGUEGARAO, Filipinas (AP) — El tifón Mangkhut azotó el sábado la costa noreste de Filipinas, y testigos dijeron que los feroces vientos y lluvias de la tormenta arrancaron techos y causaron apagones al inicio de la arremetida.

El tifón tocó tierra poco antes del amanecer en la ciudad de Baggao, en la provincia de Cagayán, en la punta norte de la isla Luzón, una región agrícola con plantaciones de arroz y zonas montañosas propensa a inundaciones y donde muchas veces hay derrumbes.

Más de cinco millones de personas están en peligro por la tormenta catalogada como supertifón, según el Centro Conjunto de Advertencia de Tifones, con sede en Hawai. La tormenta tiene vientos y ráfagas fuertes equivalentes a un huracán de categoría 5 en el Atlántico.

No se reportaron grandes daños ni heridos de inmediato en la región, donde en los últimos dos días se ordenó una evacuación masiva en zonas de alto riesgo.

Periodistas de The Associated Press en un hotel en Tuguegarao, capital de Cagayán, vieron cómo los vientos arrancaron techos, aventaron escombros al aire y estrellaron carteles de tienda contra el piso. Las ráfagas de viento mecían los carros en un estacionamiento.

Debido a su banda nubosa de 900 kilómetros (560 millas) de ancho y a las lluvias de monzón, el tifón podría arrojar fuertes e intensas precipitaciones que podrían causar deslaves e inundaciones súbitas.

El viernes, Mangkhut se hallaba a 190 kilómetros (118 millas) de distancia sobre el Pacífico, y tenía vientos sostenidos de 205 km/h (127 mph) con rachas de hasta 255 km/h (158 mph), según los meteorólogos. Se desplaza a 30 km/h (19 mph).

Pero aun si el tifón se debilita levemente tras azotar la costa, sus vientos seguirán siendo destructivos, dijo el meteorólogo del gobierno René Paciente.

“Puede levantar carros, uno no se puede poner de pie, ni siquiera gatear en contra del viento”, dijo Paciente a reporteros el viernes en Manila.

En Tuguegarao, la gente se preparaba para el tifón reforzando sus casas y viviendas, y almacenando alimentos.

“La ferretería estaba llena hace unas horas y la gente estaba comprando madera, clavos, cables metálicos y paraguas”, dijo Benjamin Banez mientras sus trabajadores cubrían las ventanas de su hotel de tres pisos con madera para proteger los vidrios.

___

Contribuyeron a este despacho los periodistas de The Associated Press Jim Gomez, desde Manila, Filipinas, y Christopher Bodeen, desde Beijing.

AP RADIO
Update hourly