LOS ANGELES (AP) — A estas alturas, Jerry Lewis se siente más cómodo con público que sin público.

Así que después de casi 70 años en la industria del espectáculo, Lewis continúa haciendo comedia y funge como líder del Friars Club. El jueves por la noche presentaba una cena en la venerable institución de la comedia para celebrar el 50 aniversario de su filme "El profesor chiflado". Y también tiene prevista una actuación el mes que viene en Las Vegas y otras dos en el otoño en Los Ángeles.

"El Friars es lo tercero más emocionante que hago", dijo el artista de 88 años durante una entrevista reciente. Lo primero y segundo es hacer películas y actuar en el escenario, pero Lewis viaja varias veces al año de su casa de Las Vegas al club de comedia privado en Nueva York donde sirve como abad.

Cuando Lewis va a la sede del club en el centro de Manhattan, "es como si papá hubiese llegado a casa con regalos para todos, en forma de risa", dijo el vocero del Friars Club Barry Dougherty.

Lewis ha sido el líder del club desde el 2006. El difunto cómico Alan King tuvo el cargo previamente, y antes de él lo hizo Frank Sinatra por 20 años. Como abad, Lewis supervisa los homenajes humorísticos anuales y ayuda con eventos para recaudar fondos, continuando la tradición filantrópica que comenzó con la Asociación de Distrofia Muscular hace más de 60 años.

La abrupta salida del comediante como director nacional de la organización y rostro de su teletón del Día del Trabajo sigue sin explicarse, y Lewis se niega a hablar al respecto.

"Él está encantado de canalizar esas energías particulares hacia nosotros", dijo Dougherty de la Fundación Friars, que provee becas para aspirantes a artistas y trae comediantes a hospitales militares para alegrar a los veteranos de guerra heridos.

Como abad, Lewis también ofrece guía a jóvenes en ascenso. ¿Un concejo? Aprecien a sus seguidores.

"Nunca los subestimen, que es un error que cometen muchos artistas jóvenes", dijo. "A quienes se interesan por sus vidas hay que dedicarles tiempo ... Es parte del negocio. Si nos les gusta esa parte, sálganse de la otra parte".

Aunque Lewis ha sido criticado en años recientes por su prejuicio hacia las mujeres comediantes y puede ser gruñón e impredecible en entrevistas y en el escenario, su perdurable amor por la conexión a través de la comedia es claro. Cuando se le preguntó qué le gusta de la comedia, dijo, "ver a la gente reír, especialmente cuando te está viendo por primera vez y se está riendo muchísimo. Es un sentimiento increíble".

Esa magia la siente de nuevo cuando habla con los fans después del show, una conexión que describe como "un momento de infinito cuidado que te proporciona un momento de infinito entendimiento".

___

Sandy Cohen está en Twitter como www.twitter.com/APSandy