AP NEWS
Related topics

Refugios se llenan tras deslave fatal en Sri Lanka

October 31, 2014

KOSLANDA, Sri Lanka (AP) — Las autoridades de Sri Lanka advierten sobre la posibilidad de nuevos deslizamientos de tierra en una plantación de té donde un torrente mortal de lodo arrasó decenas de viviendas esta semana, pero residentes dijeron el viernes no queda espacio en los albergues y no hay lugares alternativos adonde ir.

Las autoridades le pidieron además a los habitantes en otros seis distritos en las montañas centrales del país que estén en alerta para posibles aludes.

Funcionarios de respuesta a desastres estiman que unas 100 personas murieron el miércoles por la mañana cuando las lluvias del monzón provocaron una avalancha de lodo en la plantación de té de Koslanda, en el distrito de Badulla, a unos 220 kilómetros (unas 140 millas) al este de Colombo. El número de fallecidos aún no se ha confirmado, y muchos aldeanos creen que la cifra podría superar los 200.

Las autoridades han estado publicando cifras contradictorias desde el miércoles, con reportes iniciales diciendo que más de 250 personas pudieran estar sepultadas.

El viernes, la policía redujo su estimado de muertos y desaparecidos a 37, y dijeron que llegaron a esa cifra tras entrevistar a la administración de la plantación, funcionarios locales y familias afectadas.

Kannusamy Mahendran, de 34 años y cuya vivienda sigue en pie pero en la zona de peligro, dijo que las autoridades les habían advertido de los deslaves en varias ocasiones desde 2002. Pero nunca se les ofreció una alternativa.

“Los funcionarios vienen aquí y nos piden que nos vayamos, pero no nos dicen a dónde”, dijo añadiendo que las familias están en grave peligro si otro deslizamiento de tierras barre las colinas.

Mahendran dijo que en los últimos años el gobierno dio alojamiento solo a 25 de las 75 familias del vecindario, y que el resto están siendo trasladadas ahora a escuelas y templos cercanos con los sobrevivientes del deslave del miércoles.

“Pero no podemos ir, (esos refugios) están abarrotados”, dijo Mahendran.

Unas 1.600 personas estaban en estos momentos en albergues, en su mayoría con viviendas aún en pie pero vulnerables a más aludes, dijo Rohana Keerthi Dissanayake, un alto funcionario de la región.

El funcionario local de desastres Udaya Kumara llamó a los residentes en áreas vulnerables a irse a los campamentos y prometió hacer todo lo posible para acogerles.

“No podemos darles las comodidades de sus hogares, pero las daremos lo que sea posible. Ellos deben darse cuenta que la vida es lo primero”, dijo.

El viernes, equipos de rescatistas con maquinaria pesada y perros rastreadores buscaban entre el barro mientras aumentaba la desesperación entre las familias de las víctimas.

Las autoridades dijeron que no hay esperanza de encontrar a sobrevivientes, pero muchos de los familiares dicen que quieren dar un entierro apropiado a sus seres queridos.

“Murieron de forma trágica pero al menos quiero darles un funeral digno”, dijo Sinniah Yogarajah, que perdió a los cinco miembros de su familia — su mujer, dos hijos, una nuera y su nieto de seis meses.

Mientras se hace evidente el alcance del desastre, el gobierno ha pedido a la Autoridad Nacional de Protección de Menores que se haga cargo de los huérfanos.

Muchos niños habían partido hacia la escuela antes del deslizamiento de tierras ocurrido a las 7:30 de la mañana (hora local) del miércoles, y cuando regresaron sus casas estaban enterradas en lodo y sus padres habían desaparecido. Un ministro del gobierno dijo al Parlamento que se habían encontrado 75 huérfanos.

___

El periodista de The Associated Press Eranga Jayawardena contribuyó a este despacho.

AP RADIO
Update hourly