MOSCÚ (AP) — Las fuerzas militares rusas en el oriente del país recibieron alerta máxima el lunes previo a unos enormes juegos de guerra que también involucrarán a China y Mongolia, la demostración más grande de poder en casi 40 años, informó el ministro de defensa ruso.

Cinco días de ejercicios militares abrirán paso al ejercicio militar Vostok (Oriente) 2018, informó el ministro de defensa Sergei Shoigu. Dichos simulacros, programados para el próximo mes, serán los más grandes desde los juegos de guerra soviéticos en 1981, agregó.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que es probable que el presidente Vladimir Putin asista al simulacro.

Ante los altos mandos militares rusos, Shoigu dijo que unidades del ejército, fuerza aérea y la naval, participarán en el ejercicio que se llevará a cabo en el Extremo Oriente y Siberia. Agregó que las unidades militares de China y Mongolia también participarán.

Como parte de otro ejercicio más pequeño bajo el auspicio de la Organización de Cooperación de Shanghái, un grupo de seguridad dominado por Moscú y Beijing, aviones de guerra chinos aterrizaron el lunes en la base aérea de la región Cheliábinsk en los montes Urales.