CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — El presidente Jimmy Morales pidió el lunes a la población guatemalteca que confíe en el trabajo de la Policía Nacional Civil ahora que deberá hacer las tareas de seguridad pública sin la presencia de miembros del ejército en la nación centroamericana.

En un acto público en un destacamento situado en la zona 18, al este de la capital y una de las zonas con mayor índice de criminalidad, Morales agradeció a los altos mandos militares por haber colaborado en tareas de seguridad pública en los últimos 18 años, y aseguró que la policía está en capacidad de asumir la vigilancia en las calles sin el ejército.

El gobierno daba cumplimiento a uno de los puntos de los acuerdos de paz firmados en 1996 con la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) que puso fin a una guerra de 36 años y en que se estableció el retiro gradual del ejército de la vida civil. Morales dijo que su gobierno estaba honrando dicho pacto.

En un comunicado, el ejército dijo que alrededor de 4.400 miembros fueron redistribuidos a diferentes brigadas militares. Morales ha dicho que la intención no es debilitar a la institución armada sino mejorar sus capacidades, aumentado en varios millones de dólares su presupuesto anual.

Residentes en vecindarios recolectaron firmas pidiendo al mandatario dar marcha atrás a su decisión.

Morales anunció el 7 de marzo la salida de las calles del ejército, que ha sido criticado por la vinculación de algunos de sus miembros en presuntas actividades de corrupción y narcotráfico.

Las investigaciones judiciales más destacadas en los últimos años tiene que ver con procesos legales contra exmandos del ejército señalados, investigados y juzgados por haber dirigido una estrategia contrainsurgente durante la guerra interna en el país (1960-1996) que causó la muerte de miles de civiles.