AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Sentencian a testigo clave en caso contra agente de la DEA

July 31, 2019

BOGOTÁ (AP) — El testigo clave en una pesquisa contra el que fuera un destacado agente de la Administración de Control de Drogas fue sentenciado el miércoles a casi cuatro años de prisión tras implicar a su supervisor en un complot para lavar millones de dólares en contubernio con el cártel colombiano al que supuestamente combatía.

Un juez de Tampa, Florida, le dictó a Gustavo Yabrudi una sentencia de 46 meses de cárcel después de una audiencia en la que el magistrado optó por mantener en secreto dónde está confinado el informante de la DEA por motivos de seguridad.

Desde su arresto el año pasado, Yabrudi se ha reunido en más de seis ocasiones con los agentes federales que investigan a José Irizarry, su supervisor de la DEA _siglas en inglés de la agencia_. Agentes del orden creen que Irizarry desempeñó un papel primordial en el plan para lavar más de 7 millones de dólares de procedencia ilícita, aunque no se han presentado cargos en su contra desde que renunció luego de ser reasignado de Colombia a Washington en 2017.

Irizarry había sido un agente ejemplar, ganándose elogios de sus superiores, y durante su emplazamiento en Miami se le confió una operación encubierta contra el lavado de dinero a través de compañías fantasma, cuentas bancarias falsas y mensajeros.

El caso es una de las peores manchas en la historia de la DEA, una agencia que ha estado involucrada en varios escándalos en los últimos años, y uno que las autoridades temen haya puesto en riesgo las operaciones encubiertas en Estados Unidos y Sudamérica.

La DEA no comentó sobre el estado del caso.

La sentencia contra Yabrudi no sacó a la luz nuevos detalles sobre la investigación de Irizarry. El caso en contra de Yabrudi se refirió únicamente al “co-conspirador 3”, un sospechoso que, según cinco funcionarios y exfuncionarios, es Irizarry.

Pero en la audiencia no se revelaron nuevos detalles sobre las labores de Yabrudi como informante de la DEA durante varios años.

Su abogado defensor, Leonardo Concepción, reconoció en documentos presentados ante la corte que a Yabrudi le falló su “brújula moral”. Pero describió a su cliente como “un pequeño engrane de una enorme máquina” que fue “encaminada por mal camino por el agente mismo que lo reclutó en un principio”.

“Cuando vemos que los agentes de la DEA aprueban estos acuerdos ambiguos, podemos empezar a entender cómo fue posible que Yabrudi no pudiera identificar claramente lo que era aceptable y lo que no”, dijo Concepción en los documentos. “Alguien que utiliza su pistola y su placa como escudo para realizar actos ilícitos no es alguien que tome amablemente el hecho de que un subordinado lo desafíe”.

En su declaratoria de culpabilidad, Yabrudi aceptó haber abierto una cuenta bancaria con Irizarry a la que canalizaron depósitos de una creciente red de contactos criminales que intentaban repatriar a Colombia sus ganancias del narcotráfico. Los fondos eran utilizados ocasionalmente para adquirir electrónicos, textiles y otros productos exportados a Colombia para revender en pesos, con los que se les pagaba a los narcotraficantes.

Presuntamente el complot no solamente enriqueció a Irizarry, que ofrecía ruidosas fiestas en yates con prostitutas vestidas en bikini, sino que se cree benefició a uno de los principales lavadores de dinero de Sudamérica, que es cercano a la esposa colombiana de Irizarry, dijeron los cinco funcionarios, los cuales hablaron con The Associated Press a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para declarar sobre la investigación federal.

Yabrudi reconoció haber retirado dinero en efectivo de la cuenta y dijo que le hizo pagos a Irizarry. Se desconoce el paradero de este último.

___

Goodman reportó desde Bogotá y Mustain desde Nueva York.

___

Joshua Goodman está en Twitter como: https://twitter.com/APjoshgoodman

Jim Mustian está en Twitter como: https://twitter.com/JimMustian

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.